¡Primer foro en español del actor Richard Armitage! Si te gustaron sus series y quedaste loca con su voz, ¡¡no dudes en registrarte!!
 
ÍndicePortalFAQRegistrarseConectarse
La Remodelación ha sido completada !! ¡¡Divertiros y postead !! ¡¡Queremos volver a ser una gran familia !!
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Novedades en el foro
Como novedad importante tenemos... Carta de R. Armitage 28 de Noviembre 2012 (Pincha en la imagen para ver la información)
Últimos temas
» fotos de richard
Sáb Dic 21, 2013 7:34 pm por Any_8

» FELIZ NAVIDAD
Miér Dic 26, 2012 10:30 am por Christine

» Nuestros Datos Afiliacion
Mar Dic 11, 2012 12:30 pm por Margarette Gisborne

» Mensaje de Richard Armitage 28 Noviembre 2012
Lun Dic 10, 2012 3:55 pm por Christine

» Pregunta a los Miembros: ¿Quereis que haya rol en el foro?
Vie Dic 07, 2012 12:31 pm por Margarette Gisborne

» Los Parecidos con Richard
Jue Dic 06, 2012 5:50 pm por Margarette Gisborne

» Su vida (Biografia y Filmografia)
Jue Dic 06, 2012 5:41 pm por Margarette Gisborne

» fotos richard
Jue Dic 06, 2012 4:37 pm por Margarette Gisborne

» Richard armitage o hugh jackman???
Jue Ago 16, 2012 6:06 am por Margarette Gisborne

» spooks nominada a los premios emmy internacionales
Vie Nov 18, 2011 5:40 pm por Christine

» ¿a qué te recuerda?
Miér Ago 31, 2011 8:03 am por Jane Wilcox

» Richard Armitage Birthday
Mar Ago 30, 2011 4:16 pm por Jane Wilcox

Administración.

 

Staff

 

 

nuestros afiliados
   

Comparte | 
 

 Gisborne desde mi corazón

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
andypopcorn
Lucas North
Lucas North
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 280
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 27
Localización : Nothingham Castle (habitación de Gisborne XD)

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Lady Sabrina del Puig
Lugar de Nacimiento: Cataluña, España
Lugar de Residencia: España

MensajeTema: Gisborne desde mi corazón   Miér Mar 31, 2010 2:00 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Bueno ehm ehem...antes de dormir...ayer me la pasé pensando en una historia alternativa y diferente.
Em...me imaginé cómo sería la vida de una mujer enamorada de Guy que jamás pudiera ser amada por el...(un amor imposible), un amor de una mujer que siempre estuviera con el pero él no la notara porque como saben, él siempre estaba pensando en Marian y estaba casi siempre afuera, es como una especie de tragedia vamos...
Estuve pensando en eso casi toda la noche y he aquí el comienzo:

Inglaterra (Middle Ages) Robert de Locksley se encontraba luchando en las Cruzadas...
Aquí les va el Soundtrack del inicio para que se imaginen como si esto fuera un capitulo más de la serie


Capítulo 1

Creo que no tenía opción.
Mi padre a quién ya los impuestos lo habían ahorcado por mucho tiempo, no tuvo otra alternativa más que hacerlo. Yo lo comprendía, yo sabía que tenía que hacer algo, pero no soportaba verme alejada de mi familia, de mi madre y de mis hermanos, pero no había otra solución.
En aquel entonces yo nunca había visto a ese hombre...sólo sabía que nuestro antiguo Señor había partido a las cruzadas y Locksley había quedado sólo. Por otra parte, no entendía porqué habían mandado a un señor sustituto en su lugar. Aunque claro,como mujer, esos no eran mis asuntos.

Recuerdo ese fría mañana de noviembre como si fuera ayer:
Me encontraba lavando la ropa cuando mi madre dijo, "ya es hora, ven".Corrí hacía ella y le dije:
-Mamá, ¡debe haber otra solución! ¡no quiero separarme de ustedes! ¡no quiero dejarlos!
Mi madre se llevó una mano a la boca y con ojos inundados en llanto me dijo:
-Perdóname hija, ¡lo siento tanto! ¡tanto! -y aquí comenzó a llorar-...¡cómo quisiera que las cosas fueran diferentes para nosotros! ¡cómo quisiera no tener que dejarte! pero ya han advertido a tu padre que a falta de pago tendría que dar algo del mismo valor...
Hija yo sé que tu vales más de lo que debemos pero por favor, comprende!! sólo será por algún tiempo...
-Entiendo, -dije con la voz quedrada-daré lo mejor de mí madre, ¡y quizas algún día volvamos a vernos!-sollozé sin remedio estas palabras y no sé si se entendió lo que dije. Mi corazón estaba rompiéndose en ese momento y la verdad ni siquiera yo creía que en verdad volviera a verlos...la verdad es que no era muy probable, pero sólo lo dije para que mis oídos se endulzaran con esperanza.

La abrazé con todo mi corazón y me despedí de ella dándole un beso en la frente. Ella hizo lo mismo.
- Dios te protegerá hija, ¡yo estaré rezando por tí y él verá por tí!
-Nunca me olvidaré de ustedes, ¡NUNCA! Dios, al igual que yo, también estará con ustedes siempre, te lo prometo...
Y así caminé hacia la puerta con lo único que poseía en el mundo: la ropa que traía puesta, una honda pena, pero una decisión en el corazón: volveria a ver a mi madre ¡algún día!
Mi padre y mis hermanos me esperaban a fuera.
-¿Estás lista?-me preguntó él por ultima vez
-Sí.-
-Entonces vámonos ya.
Y seguimos a la escolta de hombres uniformados.
Ellos nos condujeron a la casa de Locksley, la enorme mansión de mi antiguo señor que ahora había sido ocupada por otro, a quien yo iba a servir de ahora en adelante.
El camino fue largo y tortuoso.
Caminamos hasta llegar a la casa en silencio ...parecía que me dirigían con grilletes a la hoguera.
Sentía como si esta fuera la hora de mi muerte.
La verdad...yo no sabía para qué iban a usar a mis hermanos pequeños...¿qué harían de John y de Charlie el más pequeño? ¿servirían al Sheriff en el Castillo de Nothingham? nadie me había explicado nada.
Al detenernos, mi padre me dedicó las últimas palabras:
-Hija, sé que esto es difícil, pero sé que lo harás bien, nunca te olvides de tu madre ni de mi, pues ella y yo estaremos rezando por ustedes ...
-Papá...-le dije mirándolo a los ojos.
Pero él hizo algo que nunca en la vida había hecho, me abrazó fuertemente y dijo:
-Te amo Clarise, ¡te amo tanto hija!
Yo le devolví el abrazo sollozando pero uno de los soldados me tomó y nos separó.
Yo sentía que todo mi mundo se rompía en pedazos. Pero me juré a mi misma que, de alguna manera u otra volvería con ellos.
Sin embargo...el destino quizo que esta fuera la ultima vez que viera a mi padre.

Forsejeaba con los soldados y entre gritos y sollozos clamaba porque me soltaran, me estaban lastimando de verdad. Uno de ellos se adelantó y tocó la puerta...y fue entonces cuando lo ví por primera vez, ví al hombre al que serviría de ahora en adelante y para siempre hasta que no tuviera más fuerzas:
Parecía una deidad...pero una deidad algo malévola, era alto, delgado, no, ¡atlético! su cuerpo estaba enfundado en cuero negro y sus razgos eran duros pero de alguna manera hermosos y masculinos, sus cabellos negros enmarcaban su rostro como una corona y sus dos ojos azul acero me miraban de soslayo y con desprecio, había abierto la puerta y después de eso se cruzó de brazos, haciéndo más imponente y gallardo su porte y se puso a oír lo que el guardia le decía:
-Mi señor, ya tenemos a la sirvienta que nos solicitó, parece joven y fuerte, ¡aguantará todo lo que le pida!
Y entonces oí por primera vez su voz, aspera y grave:
-Háganla pasar y retírense.
-Sí mi capitán-dijo el soldado y el Señor de cuero negro se metió de nuevo.
El guardia que me mantenía en brazos me condujo hasta la morada, la cual por cierto estaba algo vacía pero era tan enorme, que podrían ahí caber mil ejércitos.
El soldado me condujo a una habitación y me arrojó al piso, después cerró la puerta de madera de un azotón...
Yo comenzé a llorar...ese hombre se veía terrible, ¡seguro me la pasaría muy mal! pero estaba dispuesta a demostrar mi fuerza y cumplir con mi promesa...quizá después de algún tiempo se olvidaría de mi y me dejaría salir...¡o mejor aún! podría hacer un plan para escapar...
Mientras tanto traté de incorporárme y al sentir mis pies en el suelo, me invadió una seguridad incomensurable...pero de pronto, se abrió la puerta brusacamente y apareció mi nuevo señor.
Ni siquiera me habló, ni siquiera preguntó mi nombre, simplemente hizo un movimiento de la cabeza ordenándome salir a la sala principal de la casa. La verdad es que me inspiraba un miedo hondo.
Al salir, me dirigió estas palabras mirándome fijamente a los ojos:
-Limpiarás toda la casa ahora mismo, y te advierto que si desobedeces una vez voy a azotarte, si desobedeces dos veces te daré doble azote, pero si no me complaces por tercera vez, tu vida está en peligro, ¿entendiste?
Bajé la mirada y me ví clavada en el suelo como si sus ojos me mantuvieran ahí.
-Sí, está bien.
El volteó y casi me pega, pero sólo fue un ademán porque luego aclaró:
-Sí "Milord"-hizo enfasis en el Milord
-Sí Milord-repetí obedientemente...
-¿Qué esperás? ¡¡ponte a trabajar! ordenó dándome un empujón por la espalda, con el cual casi caigo de bruzes al suelo, pero mantuve el equilibrio por fortuna.
Yo vivía en una casa muy humilde cerca de ahí, y por lo tanto estaba acostumbrada a trabajar con cosas pequeñas, mi mente sólo concebía ese tamaño, pero al ver esa gran mansión, sentí que mis piernas temblaron...tal vez moriría ahí mismo limpiando...
Pero no, ¡tenía un plan! por la noche cuando el no estuviera trataría de salir y nadie iba a detenerme...
tenía que aguantar un poco más...y después mi plan de fuga se pondría en practica.

-------
¿Qué pasará con Clarise ahora? ¿en verdad tratará de escapar? ¿lo logrará? y si no lo logra...¿morirá en el intento? ¿qué clase de amo es este hombre? descúbralo en el siguiente capítulo!!!


Última edición por andypopcorn el Dom Abr 04, 2010 5:46 pm, editado 1 vez (Razón : Ya le pose sonido a mi historia jeje)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.tusonidoradio.com

AutorMensaje
Crisitos
John Mulligan
John Mulligan
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 131
Fecha de inscripción : 30/01/2010
Edad : 31

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Jue Abr 08, 2010 3:55 am

Pobre!! Pero si le han pasado tantas cosas que era necesario desahogarse :S

Espero que lo continues pronto para saber como reacciona Guy con mujeres lloronas Razz, me muero por saber que hace!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
andypopcorn
Lucas North
Lucas North
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 280
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 27
Localización : Nothingham Castle (habitación de Gisborne XD)

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Lady Sabrina del Puig
Lugar de Nacimiento: Cataluña, España
Lugar de Residencia: España

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Vie Abr 09, 2010 2:07 pm

Crisitos escribió:
Pobre!! Pero si le han pasado tantas cosas que era necesario desahogarse :S

Espero que lo continues pronto para saber como reacciona Guy con mujeres lloronas Razz, me muero por saber que hace!

Mujeres lloronas XDDDDD

ya verás ya veras!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.tusonidoradio.com
andypopcorn
Lucas North
Lucas North
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 280
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 27
Localización : Nothingham Castle (habitación de Gisborne XD)

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Lady Sabrina del Puig
Lugar de Nacimiento: Cataluña, España
Lugar de Residencia: España

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Vie Abr 09, 2010 2:16 pm

Aqui les va el siguiente capitulo (XD el no tener internet afecta en serio O_O)

Capítulo 11
A mis pulmones se les acabó pronto la fuerza…a mis ojos se les terminaron las lágrimas…y mi garganta ya no podía emitir un ruido más…El único sonido que oía era la vela ardiendo a mis espaldas sólo para darme un poco de luz en esa noche oscura y fría.
Los gritos de Gisborne, por alguna extraña razón habían cegado, y ahora sólo escuchaba su respiración, quizá se hubiera quedado dormido ya, no lo sé, ni me importaba.
Tan sólo seguía ahí, arrodillada frente al charco rojo que me devolvía una imagen miserable de mi misma, que me regresaba una mirada suplicante, y triste pero sumamente cansada.
Mi cuello comenzó a torcerse de estar en la misma posición y entonces me puse en pie con pesadez y volteé para ver a Gisborne…estaba despierto.
Sus ojos se clavaban en mí y parecía haberlo estado haciendo por largo rato…su mirada era de absoluta sorpresa y casi con un dejo de miedo.
-¿Qué?-le pregunté con frialdad mirándolo a los ojos-¿me va a regañar otra vez porque soy escandalosa?
Era la primera vez que lo desafiaba así…era la primera vez que decía exactamente lo que estaba pasando por mi cabeza, pero él no dijo nada, se había quedado mudo y atónito ante mis gritos de hace un momento, ¿será que habían rebasado los suyos? No lo sé…mis oídos habían quedado como clausurados en ese momento.
No me importó ver su reacción a mis últimas preguntas…dejé la habitación y bajé las escaleras, ahí me senté en una de las sillas de la gran mesa y me quedé profundamente dormida.

-¿Hay alguien en casa? ¿puedo entrar?-una voz femenina procedía del otro lado de la puerta…abrí mis ojos lentamente y me paré para abrir de manera automática, medio dormida.
-¡Ya voy! ¡ya voy!
-¡Buenos días! He venido a visitar a Guy… ¿puedo verlo ahora?
-Buenos días miLady, claro que sí, está arriba ahora mismo la conduzco con él.
-Eres muy amable, ¿cuál es tu nombre?-preguntó ella.
-Mi nombre es Clarise mi señora.
-Pues es un gusto Clarise, puedes llamarme Marian.
Aquella señorita había venido con la luz de la mañana, sus ropas eran ligeras pero de colores pastel, vestía una blusa de algodón color rosada y una falda beige que combinaba como solo puede hacerlo las hojas de un cerezo con sus flores. Sus cabellos ondulantes que llevaba hasta los hombros estaban peinados hacia atrás con una diadema del color de su blusa y sus ojos dos hermosas gemas azules me miraban con ternura. ¿Quién era ella? ¿pudiera ser la novia de Gisborne?
-Pase por aquí Lady Marian, ¿quiere comer algo? ¿le ofrezco agua? –había algo en su apariencia que me inspiraba frescura y confianza, hasta buen humor.
-No Clarise, ahora no, muchas gracias, sólo he venido a visitar a Guy, me enteré de que está enfermo, ¿no es verdad?
-Así es-contesté rápidamente mientras caminaba hacia las escaleras.
-¿Y tú lo has estado cuidando?-preguntó con curiosidad y un dejo de sorpresa.
-Sí mi Lady, aunque me ha resultado un poco difícil ayudarlo a tomar el tratamiento.-confesé subiendo las escaleras delante de ella para llevarla con el de Gisborne.
Ella soltó una risita y tornó los ojos…-¿puedo preguntar porqué?
-Porque la medicina que le ha recetado el doctor es muy fuerte, y me dijo que le causaría dolores muy fuertes, anoche tomó un poco y estaba ardiendo en fiebre, no supe qué hacer para tranquilizarlo, se puso un poco violento debido al dolor, ¿sabe?
La señorita cambió su mirada, abrió mucho los ojos y luego mostró una angustia fugaz que trató de disimular con una sonrisa después. Nos detuvimos justo delante de la habitación principal la puerta estaba cerrada.
-Ahora mi Lord está durmiendo pero voy a avisarle de su llegada.
-No te preocupes Clarise, si el duerme entonces puedo esperar hasta que esté dispuesto a recibirme.
Sin más abrí la puerta y me equivoqué, el de Gisborne se encontraba perdido en la ventana con la mirada en lontananza…como pensando en un lugar muy lejano.
-¡Mi Señor tiene visitas!-anuncié.
-Dile que se vaya, no quiero ver a nadie, no estoy dispuesto.-dijo en voz baja y cortante.
-Pero Señor…
-¡Que se vaya!-repitió él.
-No creí que fueras tan mal anfitrión Guy…-Lady Marian se me adelantó y se introdujo a la habitación. Su tono habúa dejado de ser dulce y se convirtió de pronto en una voz algo grave y provocadora…incluso su postura había cambiado, caminaba derecha y se dirigió justo hacia la cama de Gisborne.
Justo en ese momento la cara de Gisborne se iluminó como el sol, sus ojos centellaron y miraban a aquella muchacha con júbilo, con esperanza y hasta con cierto deseo…
-¡Marian! No sabes cuánto gusto me da que hayas venido a visitarme.
-Quise ver cómo estabas…oí que caíste enfermo pero no te veo tan mal si fuiste capaz de correrme.-reprochó ella poniéndose a un lado de su cama.
-Te ruego que me disculpes…no fue mi intención, no sabía que eras tú-el tono de Gisborne era increíblemente nervioso, sumiso, ¡era prácticamente otro hombre! Pero entonces me dirigió una mirada lacónica y algo agresiva y ordenó-¡vete de aquí y cierra la puerta……por favor!-esas últimas palabras parecía haberlas sacado con todo su esfuerzo sólo para complacer a Lady Marian y mostrar que, después de todo no era tan malo y tenía modales.
-Perdone Señor, me retiro.-y cerré la puerta tras de mí…pero no me fui, pegué la oreja en la puerta y apoyé las manos en ella.
Esto fue lo que escuché:
-¿Y qué te ha pasado Guy? Lo único que pude oír fue que caíste muy enfermo…
-No siquiera yo lo tengo claro…lo último que recuerdo fue un dolor terrible en el estómago, un dolor que sólo poría desearle a mis peores enemigos.
-¿Pero cuándo?
Aquí hubo un silencio y luego Guy tomó de nuevo la palabra.
-Ahora la recuerdo…el Sheriff me había enviado de regreso porque nuestros trabajos habían acabado esa mañana, por lo cual debía de prepararme me daría tiempo de ir a Nettlestone para enviar un mensaje que me había encargado, regresé a Locksley para cambiarme y encontré a esa mocosa esculcando entre mis cosas… ¡quería robarme! Entonces la tome y estuve a punto de darle su merecido, fue en ese momento cuando me comencé a sentir demasiado mal.
-¿y qué hizo ella?-preguntó Lady Marian interesada.
-Quería robarme ¡la muy desgraciada!
-¡No! me refería a lo que hizo cuando caíste enfermo…
-Fue por un doctor pero se tardó horas…luego volvió y después…-aquí Gisborne suspiró con confusión-no recuerdo nada de lo que pasó después. Pero te aseguro una cosa, ¡en cuanto me reponga le voy a dar tantos azotes a esa estúpida criada que va a quedarse muda!
-¿Cómo puedes decir eso? ¡ella te ha salvado la vida! De no ser por ella ahora no estarías vivo-reviró ella con algo de horror en la voz.
-Pero trató de robarme ¡y no soporto ese tipo de acciones! Me parece deplorable.
-¿A sí? ¿y qué piensas del Sheriff entonces? Con esos impuestos es como si robara a la gente…
-¡¡¡¿¿¿Cómo te atreves???!!!
-¡¡Estoy diciendo la verdad!!
-El Sheriff es la máxima autoridad aquí y puede hacer lo que crea más justo…¡lo hace por la gente!
-¿El qué? ¿Robarle a la gente y matarlos de hambre?
Gisborne rugió de enojo.-¡¡TÚ NO ENTIENDES DE ESTO!!-sentenció.
-¿Porque soy mujer? ¿por eso?
Gisborne calló un momento y pude oír una exhalación cargada de bilis.
- Puedo asegurarte que estas han sido los épocas más prósperas que Nothingham ha tenido en mucho tiempo… no hay descontento, los aldeanos viven en paz y casi todos pagan como debe ser.
-¿y a eso le llamas buenos tiempos? ¡no tienen qué comer! ¿cómo aseguras que viven contentos?
- Bueno, en realidad no importa si viven contentos, ¡pero pagan y con eso nos basta y nos sobra! Y eso quiere decir que todo está en su lugar.
Ahora fue ella la que exhaló con coraje y desilusión a la vez… Era obvio que no quería continuar con esta plática.
Hubo un silencio sepulcral que no supe como interpretar, pero al fin uno de los dos tomó la palabra:
-Tengo cosas que hacer, me retiro Guy, te veo mejor ahora.
-¡No! ¡Espera! ¡Quédate un poco más!-pidió Gisborne suplicante y tosió de una manera tan falsa que me dieron ganas de reír.-¡¡No te vayas!!
-Lo siento Guy pero mi padre quiere que lo acompañe a comer hoy, y no tengo planeado estar aquí todo el día, lo siento mucho.-respondió ella con frialdad en la voz.
-¡Quédate mañana! ¡Ayúdame a reponerme!-y aquí dijo algo que a penas pude entender- si tú estás juro que me siento mejor…
-Lo siento Guy, de verdad lo siento pero debo irme, sólo vine a salydarte hoy.
-¿Vendrás mañana?-preguntó con voz aguda.
-No lo sé…
-¡¿VENDRÁS?!-preguntó él con voz suplicante.
-Si vengo mañana yo te lo haré saber, ahora me despido.-y entonces oí sus pasos viniendo hacia la puerta.
Me aparte y bajé las escaleras lo más rápido que pude para que no se notara que había estado espiando toda la conversación…me dirigí la mesa e hice como que la limpiaba.
Entonces sentí pasar a Lady Marian a mis espaldas, y al voltear ví en su mirada algo misterioso…como si cargara con un secreto que no pudiera revelar a nadie, algo que no tenía cuando entró a la casa, o quizá yo no lo había notado.
Nuestras miradas se cruzaron y entonces pude ver con detenimiento esos ojos verdes, delicados pero curiosos, ágiles, felinos…casi femeninos…¿sería ella quien…?
Para romper la tensión me despedí de ella:
-Hasta luego Señorita Marian, la esperamos aquí cuando guste, a mi Lord le gustará tenerla de vuelta.
-Sí supongo que sí… gracias Clarise, sigue cuidando a Guy y nos vemos dentro de poco. –dijo rápidamente inquieta por mi mirada fija.
Hasta luego…Marian.

.....

Jeje, síya sé no estaba muy inspirada pero prometo que el siguiente capitulo se pone mucho mejor cheers

al ver a Clarise, Gisborne se quedó asi Shocked oooommmm
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.tusonidoradio.com
andypopcorn
Lucas North
Lucas North
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 280
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 27
Localización : Nothingham Castle (habitación de Gisborne XD)

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Lady Sabrina del Puig
Lugar de Nacimiento: Cataluña, España
Lugar de Residencia: España

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Dom Abr 11, 2010 1:46 am

Capítulo 12

La noche...ya caía y nuevamente estaba acercándose la siguiente dosis de la medicina de Gisborne...la verdad era que no quería repetir todo lo que había pasado el día anterior, y esta vez decidí relajarme, en cuanto la pesadilla comenzara a acercarse nuevamente simplemente trataría de mantener la calma y se acabó.
Recuerdo que me encontraba en la cocina limpiando algunos platos esperando su llamada cuando de pronto, oí el cmienzo de todo:
-¡¡¡SUBE YA!!!
-Ya voy, ya voy!!-exclamé tomando algunos trapos que tenía preparados para bajarle la fiebre, subí los escalones de dos en dos abrí la purta de par en par y todo comenzo otra vez.
El de Gisborne nuevamente estaba postrado en su cama con su dolor ardiendo en fiebre, tratpe de acercarme pero solamente recibía golpes y más gritos.
Hasta quepor fin pude colocar un trapo en su frente, lo cual lo hizo ahuyar más , quizá porque el se encontraba aún muy caiente y el contacto con el trapo frio lo hizo sentir algo peor.
Comenzó a jadear a gruñir y algo que nohabía hecho antes: comenzó a temblar de frío.
No sé cómo pero su enfermedad había empeorado y ahroa la fiebre era demasiado alta...unas cuantas horas más y este hombre estaría acabado.
-¡¡TRAEME AGUA ¡¡¡AH!!! TENGO SED APURATE POR DIOS-pidió el lord con todas sus fuerzas.
Algo en él hacía que me diera tanta lástima que no dude en bajar y traerle lo que me pedía...aunque, al mismotiempo me asustaba verlo así.
Según recuerdo nadie en el pueblo había visto a este hombre en una posición tan vulnerable...ni siquiera Lady Marian, ¿o si?
Busqué agua y mojé más trapos, y subí tan deprisa como me fue posible.
Pero lo encontré peor...temblaba y ya no solamente gritaba y ahuyaba de dolor, si no que ahora comenzó a hablar de una manera muy extraña...quizá la fiebre alta lo había hecho delirar.
-¡¡¡Estoy muy preocupado!!! hace ya tanto días que no he ido a Nothingham-y luego le castañearon los dientes y tomando aire dijo-esos malditos pueblerinos....necesitan forzosamente a alguien que les recuerde qué tienen qué hacer...-y luego lanzó un gemido de dolor-
Yo, para no parecer tan "fuera de contexto" decidí seguirle la corriente, quizá eso lo distraería y le bajaría la fiebre...
- Sí sí mi Lord...son muy irresponsables.-dije para completar lo que estaba diciendo.
-Lo son...-tomó aire y castañeó lo dientes, para luego exhalar el aire con dificultad.- ¡por eso hace falta una autoridad! hace falta mano de hierro aquí...cosa que ese estúpido Ricardo notenía...es una suerte que se haya ido.-y luego volvió a gemir, aunque ya más quedo.-
-¿el Rey Ricardo?-pregunté atonita ante sus palabras...
-Sí! ese maldito bastardo... afortunadamente se fue, pero por desgracia demasiado tiempo, hace falta un nuevo monarca, Inglaterra está hecha una mier...!ah! .-y aquí comenzó a gemir a grtar y a retorcerse más.
-MiLord por favor!! no se mueva dejeme ponerle esto.-y corrí para colocarle el otro trapo, al hacerlo mis dedos rozaron su frente y pude sentir que el pobre hombre se estaba por dentro.
De pronto, no sé si fue la misma enfermedad, el delirio, o el dolor que sentía que me hizo una pregunta que no creí que me hiciera jamás:
Mirando hacia el frente y con un a voz casi imperceptible me interrogó.
-¿Porqué haces esto?
Me paré en seco y tras sustituir la tela por la otra no supe qué decir...pero sí había una respuesta en mi cabeza:
En realidad, yo no podía huir al pueblo porque me tomarían presa de inmediato, y en segunda...yo no podía vivir sin un objetivo qué cumplir. Y además, había sido educada de tal modo que a pesar de dar todo de mi para sobrevivir cabía un lugar en mi corazón no para la solidaridad...sino para el remordimiento por actos egoístas...si yo abandonaba a Gisborne en ese mismo momento un cargo de consciencia inefable iba a tomar lugar en mi mente, cargo que, no podía soportar.
Pero aunque las cosas eran claras para mí, no podía decirle la verdad, no estaba acostumbrada a externar muy seguido mis verdaderos pensamientos así que inventé algo rapido:
-Porque soy su criada mi Lord y es mi deber cuidar de usted, ¿porqué otra cosa sería?
-Estoy débil....y bien podrías haberme abandonado desde hace ya mucho tiempo, sólo un tonto se quedaría, ¿porqué lo hiciste?-preguntó insistentemente.
Me tenía como el gato a un ratón arrinconada, pero yo no soltaría la verdad, aún no. Por lo menos no completa.
-Porque estaría mal dejarlo a usted aquí sólo y enfermo señor por eso.-Dije volteando a otro lado.
-Sabes que en cuanto me recupere acabaré contigo por lo que me hiciste, no creas que se me ha olvidado....-tomó aire y carraspeó.-¿aún así te quedas aquí?
Ahora no sabía bien cómo formular una contestación...seguramente había tantos cabos sueltos que Gisborne no se podía explicar que ahora estaba comenzando a preguntarse.
-Señor...yo...en verdad siento mucho lo que hize, no era mi intención robarle...yo sólo...
-No mientas.-jadeó tajantemente.-tú estabas ahí para buscar dinero y escaparte como una rata cobarde de aquí. ¿Porqué no huyes?
Estaba comenzando a sacarme de quicio con sus preguntas...¿quería saber la verdad? ¡ahí le va! ¡no lo podía aguantar más!
-Mire Señor...en realidad yo fui vendida a esta casa sólo porque el Sheriff ha ahorcado a mi padre con sus altos impuestos...¿me pidieron opinión? NO! ¿me gustaba limpiar toda la casa? NO! y luego llega usted y me pide las cosas de una manera taaaan "sutil" ¿qué esperaba que yo hiciera? ¿venir con gusto a servirle?
Un momento de silencio absoluto y luego el lo rompió:
-Pues lo estás haciendo ahora y quiero saber porqué...algo pretendes.
Lo que no podía decirle jamás era lo que había sucedido con el Sheriff...Gisborne era capaz de entregarme...
-¿Porqué si tanto odias esta vida sigues aquí?
-¡¡Ya se lo dije!! ¡¡no quiero tener ese cargo de consciencia!!
-¿y te sientes capaz de llevar tú sola una responsabilidad como esta?.-preguntó Gisborne.
Me quedé un momento en silencio...ese Lord parecía mo consciencia...no mi amo.
¿Que si me sentía o no capaz? ¿qué clase de pregunta era esa? ¡no tenía alternativa! sí salía me apresarían...si me quedaba tendría cmida gratis y una especie de objetivo a corto plazo...
-Pues no tengo opción...-dije.
-No has respondido a mi pregunta...
-Me sienta o no capaz tengo que hacerlo.
-¿Si o no?
Pensé largamente...
Pensé en todo lo que había pasado hasta ahora y que, por alguna razón seguía con vida y me encntraba en ese lugar...pensé en todo el dolor y la preocupación que esta vida nueva me había causado y todos los días que tendría yo que enfrentar esta pesadilla para que al final mi muerte fuera algo inminente...y entonces ví el barco demasiado grande. ¿Para qupe tanto esfuerzo? ¿para qué tanto llanto si al final todo iba a terminar igual? si salía moriría...si me quedaba y cumplía con mi meta moriría igual...¿entonces...es que mi vida no tenía ningún futuro?
Me sentó atrapada en cuatro paredes de pronto...y todos mis sueños y mi fuerza se escapaban de mí...nada de esto tenía sentido...nada de lo que hacía conducía a ninguna parte, sólo a la muerte...
Una lágrima corrió por mi mejilla y finalmente musité:
-La verdad no.

Calló...todo se volvió osucro y silencioso.
Me levanté, tomé la puerta entre mis manos y quize irme a alguna parte ¡a cualquier parte! irme a un lugar donde hubiera una pisibilidad de sobrevivir.
-Entonces vete.
Volteé y lo ví, y no lo pude creer, ¿estaría soñando?
-Entonces vete y renuncia. ni no puedes con esto, vete de aquí. ¿es eso lo que quieres no?
No daba crédito a mis oídos...¿me decía que me dejaba libre? ¿me perdonaba la vida? ¿cómo era posible? aquí debía de haber gato encerrado...debía haber una condición ¡algo!....
-Pero...¿habla usted en serio?
-Dime, ¿quieres o no quieres irte?
Como había pensado...si me iba moriría a manos del sheriff pero si me quedaba...moriría a manos de Gisborne...¿qué era peor? Era como si me estuviera preguntando qué tipo de muerte elegía...¿cual sería la menos dolorosa? estos fueron los tipos de pensamientos negros que rondaban mi cabeza...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.tusonidoradio.com
Crisitos
John Mulligan
John Mulligan
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 131
Fecha de inscripción : 30/01/2010
Edad : 31

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Dom Abr 11, 2010 2:03 am

Shocked Shocked Shocked

Que va a hacer?? diablos que dificil elección :S Espero que le continues pronto!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
andypopcorn
Lucas North
Lucas North
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 280
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 27
Localización : Nothingham Castle (habitación de Gisborne XD)

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Lady Sabrina del Puig
Lugar de Nacimiento: Cataluña, España
Lugar de Residencia: España

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Dom Abr 11, 2010 2:20 am

Capítulo 13

Era una desición que no quería tomar...que se me hacía algo tan difícil de decidir...y que, por fuerza tendría que salir a la luz una respuesta...
No quería morir a manos de nadie...pero le temía mucho más al Sheriff que a Gisborne ahora...sabpia que el Sheriff era un hombre traicionero y amante de las buenas torturas...pero Gisborne aunque no era compasivo, era más practico y quizá acabaría conmigo de manera más rápida y fácil...pero si quería quedarme ahí tendría que dar una respuesta convincente...
-Me quedo.
Gisborne ni se inmutó, seguía atormentado con el dolor y solamente abrió mucho los ojos para mostrar su sorpresa, pero no dijo nada, yo proseguí.
-Me quedaré hasta que se haya recuperado, entonces me iré de aquí.
Entoncés sí tomó la palbra diciendo excatamente lo que me esperaba:
-No te dejaré ir, cuando me recupere cobraré aquello que me hiciste espero que lo tengas muy claro.
-Sí así es...
-¿Entonces?
-Yo me iré cuando menos se lo espere se lo aseguro...
-No te dejaré.
-Lograré salir de aquí antes de que decida acabar con mi vida.
Y luego...el Lord se quedó un minuto completamente callado clavandome la mirada azul con esos dos ojos color de hielo, escrutandome hasta el alma con ellos como dos navajas cortando una naranja...duros como el diamante.
Parpadeé varias veces porque no pdoía sostener su mirada por mucho más tiempo, hasta que .......se atacó de la risa.
Soltó una risa natural, salida de lo más profundo de su ser, casi infantil ¡casi melódica! duró bastante rato riendo hasta que se cansó y comenzó a toser un poco.
Yo me asusté.
Nunca penséque un hombre así pudiera reir y luego agregó, después de reponerse de tal ataque de hilaridad:
-¿Y tú crees que vas a poder escapar de mi cuando esté en pie? ¡que humorística!
Sin embargo,no me quería dejar vencer...
-Sí, ya se lo dije, ¡cuando menos se lo espere ya no me verá más!
- Ya veremos niña....¡qué imaginación!.
-No se burle de mí ¡hablo en serio!-le dije con mucha seriedad.
-Más bien, ¡soy yo el que acabaré contigo cuando menos te lo esperes!
Ahora su extraño humor delirante me exasperó....de hombre duro se convertía en un pesado y se burlaba de mis planes...¡lo unico que me faltaba!, ¿quería golpes bajos?, los iba a tener...
-Eso que dice usted suena a que es muy efectivo...¿piensa tomarme de espaldas? o quizá...¿clavarme una daga mientras no lo esté viendo?
-No lo sé...pensaré en algo bueno...
-¡ah! ¿algo bueno? seguramente será tan efectivo como sus "conquistas" con la señorita Marian...
Creo que había llegado demasiado lejos...de pronto se hizo un silencio tan pero tan pesado que podría haberse cortado con una espada.
Gisborne dejó de "bromear" y volvió a tener la misma expesión de piedra de antes...suspiró y luego musitó enojado:
-Eso no te importa.

Me asusté bastante...su expresión volvía a ser de nuevo feroz...había roto el hielo para juntarlo ptra vez...me eché para atrás y no dije nada...
Hasta que, después de algunos momentos me preguntó:
-¿No estuviste escuchando nuestra conversación verdad mocosa?
-No no...-respondí sin verlo a los ojos.
-¿Entonces porqué mencionaste "conquistas"?
-Bueno pues...lo imaginé...cuando ví a Lady Marian llegando creí que quizá era su novia o su prometida...¿o no lo es?-respondí titubeando.
El dejó de clavarme en el suelo con su mirada y volteó hacia otro lado, rendido de tanto temblar y jadear...y lanzó un suspiro.
-No....no lo es.-dijo al fin tristemente.
Suspiré y comprendí también...¿sería posible que detrás de todo ese hierro se escondiera un corazón herido y esperanzado en que algun día aquella señorita iba a fijarse en él? era sólo una primera idea...pero ante ella se me hizo pequeño mi propio corazón...
-¿No lo es?-reiteré
El meneó la cabeza
Vlvió a pasar unlargo silencio y después me aventuré a decir lo que sigue:
-Bueno pero, ¿no ha pensado en tratar de acercarse a ella de manera diferente? No sé...otra manera de hablarle...¿quiza?
-No. he intentado todo, a ella no le gusto.
-Pero ¿ha intentado llevarla a alguna parte? ¿le ha dado algún regalo? ¿le ha recitado quizá algun poema?-no sé como diablo me atreví a imaginarme a Gisborne recitando poemas y comprando regalos...¡sólo Dios sabe como dije todo eso!
-A ella esono le importa, ella no es de las que "puedes comprar"
-A intentado...¿escribirle una cancion?
-No y no serviría de nada yo lo sé...
-Una canción no es algo que puedas comprar...es algo que viene de tu interior.
-No soy bueno para esas cosas.
Y entonces, una luz de no se sabe dónde vino a mi mente y tuve una revelación, ¿qué pasaria si tratara de ayudar a Gisborne a conquistar a la señorita Marian y entonces pensaría en perdonarme la vida?
-Yo puedo ayudarlo a conquistar a Marian.-declaré.
-No gracias no necesito de la ayuda de una sirvienta.
-Soy una mujer y entiendo lo que ellas sineten, puedo deci exactamente qué hacer.
-No.
Entonces arriesgué el todo pro el todo.
-Le garantizo que con mi ayuda Marian caerá a sus pies...si es así usted me perdona la vida, y si no, entonces me cobrará lo que traté de hacer hace unos días, ¿trato hecho?
Gisborne hizo una mueca que pareció ser una sonrisa...parecía como si pensara "no pierdo nada" y entonces me miró con un dejo de desprecio y dijo:
-No, si no funciona, antes de matarte voy a azotarte el doble por el ridículo que me hiciste pasar...
-¿Eso quiere decir que acepta?
-Haz lo que quieras.

Y así...comenzó mi empresa para salvar mi propia vida...de la manera más extraña que alguien puede hacer... ...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.tusonidoradio.com
andypopcorn
Lucas North
Lucas North
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 280
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 27
Localización : Nothingham Castle (habitación de Gisborne XD)

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Lady Sabrina del Puig
Lugar de Nacimiento: Cataluña, España
Lugar de Residencia: España

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Vie Abr 23, 2010 11:48 pm

OIGAN TIENEN QUE VER ESTO XDDDD
http://romancenovelyourself.com/9c35d8b5ec
parece George de la selva

Y este es Richard de vaquero


Uploaded with ImageShack.us

ay le da el gatazo XDDDDD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.tusonidoradio.com
Margarette Gisborne
Administradora
Administradora
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 2369
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Edad : 25
Localización : Barcelona

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Margarete Calleigh enn Gisborne
Lugar de Nacimiento: Cornualles
Lugar de Residencia: Locksley, Casa Sideris

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Sáb Abr 24, 2010 9:54 am

que bonita historia andy , me ha encantado xD

Por lo de la foto me he quedado bocabierta por dios que hombre jaja



Mi pasión por Richard aparecio hace tres años, cuando por casualidad en una canal de televisión emitieron la serie "Robin Hood" y mis ojos fueron directos al moreno de ojos claros...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.imperioaustriaco.forosactivos.net
andypopcorn
Lucas North
Lucas North
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 280
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 27
Localización : Nothingham Castle (habitación de Gisborne XD)

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Lady Sabrina del Puig
Lugar de Nacimiento: Cataluña, España
Lugar de Residencia: España

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Vie Jun 11, 2010 12:34 pm

Ayer me inspiré muchisisisismo y continué la historia, hay algunas partes ultra locas pero esto segura de que les va gustar, aquí les va el siguiente capitulo:

Capitulo 14

Me di a la tarea de idear el plan perfecto para que Gisborne demostrara ser un hombre verdaderamente… ¿cómo decirlo? ¿romántico? Bueno, mínimamente interesado en la señorita Marian, y ella pudiera percatarse de eso.
Sería un plan de un solo golpe: todo se daría en un solo día, (nuevamente me jugaba el todo por el todo, solamente tenía una oportunidad) y ese día seria toda una celebración a su “cuasi relación” por lo cual, tenía que contener todos los elementos posibles para enamorarla: desde buena comida, hasta una bonita carta.

Necesitábamos prepararlo todo en poco tiempo.
Tenía pensado utilizar la comida que traían los soldados del Sheriff para preparar un gran festín: ese sería el primer regalo, pero casi el más importante, pues durante la comida Gisborne debía tener en mente la clase de plática adecuada para la ocasión, ahí se mostraría amable, cordial e interesado en los sueños de la señorita Marian, luego proseguiríamos con un baile, pequeño, pero indispensable para que pudieran divertirse un poco y quizá hablar de cosas menos serias, luego, al caer el sol, Gisborne debía sacarla para ver el ocaso y hablar de sus aspiraciones, y finalmente, el toque final: la carta. Pero ésta debía ser una carta hecha por él en el que vertiera sus más profundos sentimientos, y lo más interesante: debía leérsela en voz alta. Todo lo demás dependía de la señorita Marian.

Todo este plan sonaba muy bien, excepto que no había pensado en un detalle pequeño pero vital: la disposición y la salud de Gisborne…inclusive, su actitud.
Al contarle mi plan, a penas parecía estarme escuchándo, lo único que hacía era ver por la ventana y carraspear, y luego me ordenaba que saliera de la habitación, no sabía cómo iba a captar su interés.
El factor esencial no quería cooperar…así que tenía que luchar contra él y su actitud además de seguirlo cuidando y controlándole las terribles fiebres por la noche.

Pero por días no comenzamos nada.

Sabía que mi vida se estaba perdiendo y yo ni siquiera estaba intentando salvarla, así que una tarde entré a su habitación sin pedir permiso, con una jarra de agua y la dejé en el escritorio.

-No recuerdo haberte pedido que vinieras, retírate por favor.-me dijo desde su cama.
No contesté.
Abrí uno de sus cajones y en uno de ellos había papel, tal y cómo recordaba. Saqué algunos papiros y me acerqué a él.
-¿¡¡Qué estás haciendo!!?? ¿de nuevo pretendes robarme? ¡¡deja eso en su lugar!!-exclamó al oír el cajón abrirse.
-¿Dónde hay una…?-hize un ademán con la mano simulando el artefacto para escribir, ignorando su orden.
-¡¡TE DIJE QUE DEJARAS MIS COSAS INMEDIATAMENTE!!-protestó sin contestarme.

Busqué en el tercer cajón, (donde se encontraban las cartas que nunca le había enviado a la señorita Marian) y ahí, al fondo había una pluma de gavilán negra y un frasquito de cristal con tinta negra, aunque muy poca, quizá la suficiente para redactar sólo un papiro.
-¡Ah! –exclamé- ya lo encontré.- y entonces, con un tono casi demandante dije.-vamos a comenzar a escribir la carta.
Gisborne tenía la cara pálida ante mi desobediencia, no quería hacer nada más que mirar por la ventana, pero yo me adelanté y le extendí las hojas de papiros y la pluma para que los tomara.
-Aquí tiene.-dije secamente.
Gisborne no tuvo de otra más que tomarlo y dejar de gritarme.
-¿Y ahora qué? Yo no soy bueno para escribir ni canciones ni poesías…y aunque lo intentara dudo que ella se molestara en leerla-confesó con desesperación
-Oh, eso no es problema mi Lord…¡usted le leerá la carta!
Gisborne se quedó frío, y abrió mucho los ojos. Luego soltó un:
-¿QUÉ?
-Dije que usted le leerá la carta.
-Yo no le leeré nada.
-Ah bueno,-dije rápidamente para convencerlo- entonces olvídese de ella para siempre.
Gisborne me quiso enterrar con la mirada y gruñó, luego suspiró un poco, casi imperceptiblemente, y dijo en un susurro:
-Yo no estoy acostumbrado…
De cierta manera lo comprendí, recordé todas las cartas que había visto en su escritorio y entendí que no expresaba sus sentimientos con facilidad, o quizá algo en su interior le impedía hacerlo, entonces sentí algo de pena por aquel hombre de piedra, aunque con un corazón enjaulado dentro.

-Lo ayudaré, lo prometí.-dije con resolución y algo cansada de discutir.
Y entonces, comenzamos…

-Habrá que escribir la fecha.-recomendé. Y entonces, con un rápido y elegante garigoleo hizo aparecer el día, el mes y el año de la cita planeada. Quedé estupefacta. A pesar de ser un hombre tan rudo y violento, aquellas figuras que dibujaba en el papiro eran hermosas, y a pesar de que a duras penas las entendía me parecían, aún así, mágicas.

-¿Y QUÉ?-preguntó el clavándome la mirada después.
En realidad, nunca había redactado una carta, por lo que comencé a imaginar qué le hubiera dicho mi padre a mi madre antes de casarse, y fue entonces cuando tomé inspiración.

Y entonces, pregunté:
-¿Cómo fue que la conoció milord?
Gisborne empalideció, se quedó callado unos minutos y cuando pensé que ya no iba a contestar dijo muy lenta y quedamente:

-Cuando era yo muy niño, mi padre no me dejaba salir de casa muy a menudo, pero esa tarde él no estaba, así que salí a jugar al pueblo, y el canto de un gorrión distrajo mi atención…traté de encontrarlo y me fui corriendo hasta dar con un árbol, el más bello y grande cerezo que haya visto, y en sus ramas se encontraba una niña, jugando con el gorrión. Me acerqué al árbol y le hablé, pero ella se distrajo y cayó de donde estaba, entonces, yo corrí en su ayuda…pero…-y entonces bajó los ojos azul acero al piso y calló.

-¿Pero?.-pregunté interesada en su historia.
-No logré salvarla.
-¿Se lastimó?.-inquirí.
-No…algo mucho peor.
No entendía.-
-¿Qué fue?.
Robert de Locksley, un niño menor que yo, llegó primero, la tomó y se fue.
Era una historia patética, y sin embargo seguí indagando.

-¿Ahí fue cuando se enamoró de ella?
-No.
-¿Cuándo fue?
-No estoy para estar contándote estas cosas criada, ¿no íbamos a empezar con esta estúpida carta?.-dijo despertándose como del recuerdo.
Un ataque de ira me invadió ante su insulto. Tomé aire y le dije con un tono de “es lógico ¿Qué no lo ves?”
-Mire, para escribir esto debemos de rescatar algunos de sus recuerdos con ella, ¿si entiende o no?
-¿Para qué?
-¡Para expresarle lo valiosos que son esos recuerdos para usted! ¡es una manera de decirle que siempre la apreció!
Gisborne tornó los ojos, suspiró y empezó a hablar, descansando los antebrazos en sus piernas.

-Mi padre ya se había ido a la guerra y sólo quedábamos en casa mi madre mi hermana y yo, así que era yo quien debía de hacerse cargo de todo en ese lugar. Fueron tiempos muy duros para mí, ya que todo el peso de mi familia estaba en mis hombros. Debía de contar una y otra vez el dinero para ver que todo alcanzara. Mi padre me había enseñado de armas, de dinero y un poco de política ya que era muy amigo del antiguo Sheriff de Nothingham, (padre de Marian por cierto), y tenía muy buenas relaciones con los miembros de la corte, entonces aproveché todo esto para presentarme en el castillo del nuevo Sheriff que acababa de llegar: Vasey. Un hombre duro pero bastante justo-dijo como si realmente ni él se lo creyera-le hablé de mi padre y de todo yo lo que sabía hacer, y el nuevo Sheriff me aceptó como asistente personal. Llegado su tiempo el me fue confiando algunas cosas y poco a poco fui aprendiendo de él, hasta que un año después, fui nombrado teniente. Sin embargo, en aquel entonces, todavía vivía en casa de nuestros padres.

<<¿Qué tiene que ver esto con la señorita Marian?>> me repetía en mi cabeza múltiples veces en mi cabeza porque sólo escuchaba la vida de Gisborne, no de ella.

-Un día, el último que me fue permitido ver a mi familia, para vivir en el castillo a partir de entonces, mi madre me organizó una pequeña comida, y había invitado a la señorita Marian y a su padre.-Durante aquella comida, él no paraba de decir lo felíz que se sentiría si yo….-aquí Gisborne tragó algo de saliva antes de continuar.-contrajera matrimonio con ella. Recuerdo que ella sólo apartó la vista. Cuando ya casi todos se habían ido y sólo quedábamos en la reunión su padre mi madre mi hermana, Marian y yo, salí un momento de nuestra casa a tomar aire y recuerdo que la vi…. me le acerqué y ella me preguntó:
-¿Vas a trabajar para el Sheriff?
Le contesté que sí
Y entonces, ella me preguntó.
-¿Y ya nunca piensas volver a ver a tu familia?
Se me hizo un nudo en la garganta porque el tono que usó hizo parecer lo que yo estaba haciendo a un abandono, y no supe qué decir.

Recuerdo que ella volteó a verme, una niña aún, con los ojos llorosos y sólo dijo:
-¡Me parece terrible que ya no puedas regresar con tu madre y tu hermana! ¡ellas te necesitan también! ¿es que no las vas a extrañar?
Su inocencia y la infantil tristeza que sentía por mí, me enterneció.
Pero lo que más me llamó la atención de ella fue…esa piedad que tuvo por mi, nunca nadie había sentido eso por mi, y entonces, le dije que no importaba, que todo estaría bien, pero a ella le temblaba la barbilla y le brotaron lagrimas de sus ojos…y me dijo:
-¡Yo no podría vivir sin papá y mamá! ¿Cómo concibes la vida sin tu familia?
Eso me rompió el corazón…ella sentía más pena que yo por lo que estaba pasando, y entonces me abrazó, pero no buscando mi consuelo…sino casi como si tratara de consolarme a mí.
Ella me mostró ese tipo de amor y piedad hacía alguien que nunca nadie me había mostrado…en cierta manera se parecía a mi madre…pero nunca me lo mostró…no como Marian lo hizo.

Me quedé impávida… mientras Gisborne contaba su historia parecía como si hablara consigo mismo, con la mirada puesta en el vacío y con el rostro inexpresivo…casi…porque sus ojos delataban una profunda melancolía con los recuerdos. Y yo…me quedé también enternecida con su historia…la manera en que hablaba me hacía también sentir a mí y (quizá al igual que la señorita Marian) sentí pena por él.

De aluna manera era como verme a mí misma reflejada en un espejo…viendo mi misma tristeza en otro…él también había tenido que dejar a su familia para… ¿salvarla? ¿Salvarse? Como yo…
Me preguntaba si él también se había hecho ese pacto de volverlos a ver alguna vez…
Casi podía verlo a él al día siguiente despidiéndolos a todos con ojos llorosos y a su madre dándole un último beso de despedida tal como había hecho la mía…pero era necesario enfrentar el destino para salvar la vida…era necesario, ¡siempre era necesario! dejar que la vida condujera el destino.

Después de hablar, se quedó callado por unos momentos mirando al suelo, y a ninguna parte. Yo también callé. Callamos los dos, como dos almas que han tenido iguales destinos y que se han encontrado para lamentar su tristeza, uno como causa de la melancolía del otro y el otro…también.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.tusonidoradio.com
andypopcorn
Lucas North
Lucas North
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 280
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 27
Localización : Nothingham Castle (habitación de Gisborne XD)

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Lady Sabrina del Puig
Lugar de Nacimiento: Cataluña, España
Lugar de Residencia: España

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Vie Jun 11, 2010 12:43 pm

Capitulo 15:

La pluma rasgaba el papiro y el silencio…la luz del sol ya estaba atenuándose…y Gisborne miraba fijamente el papiro…escribiendo rápidamente, aunque con una expresión triste en su mirada.

Una frase…y luego otra salían como despedidas de su mano…y de su mente. Lo imaginaba, lo que Gisborne sentía por ella era muy pronfundo y demasiado complejo para ponerlo en unas pocas palabras…escribía sin parar. Yo no sabía qué tanto.

Y después, por largos minutos de escritura…paro en seco. Sudando, temblaba.
-¿Qué sucede mi Lord? -comencé a preguntar. Pero entonces, callé de inmediato, ví como Gisborne miraba atónito la hoja de papel y se mantenía quieto, sin saber qué escribir, como si nunca hubiera comenzado a hacerlo.
Luego la barbilla la tembló y comenzó a balbucear algo así como:
-¡¡Marian!! ¡Ella nunca va a perdonarme! ¡ella nunca va a interesarse en mi! ¿¿¿¿¿¡¡PORQUE ME ESTOY ENGAÑANDO!!!???
Me quedé muda al oír eso...
-¿Señor qué pasa?-pregunté asustada.

Él gruñó, rugió y luego tiró la carta de un golpe al piso con un estruendo.
Luego se volvió a acostar colocándose ambas manos en la cara con desesperación…
Yo tomé la carta y recaté el tintero que estaba a punto de caerse y derramar la tinta sobre el piso.
-Señor ¿qué sucede? ¿porqué no continúa?
El respondió:
-Ya no quiero hacer esto…ella nunca perdonará lo que le hize.
-¿¿¿Qué le hizo???

Él tomó aire y comenzó a hablar:
-Una vez que entré a trabajar para Vasey, ella siguió visitándome y hablando conmigo de vez en cuándo. Como si todavía tuviera esperanzas de que regresara con mi familia y renunciara. Ella siempre creyó que yo era un buen niño que volvería a casa y me haría cargo de todo tal y como lo estaba haciendo, pero yo nunca iba a regresar ahí. Un día, ella vino a mí y me pidió ayuda…recuerdo que tenía un pequeño hermano, que enfermó muy gravemente de un mal a penas conocido aquí. Esa enfermedad…la peste… no se conocía aquí todavía, pero ya había habido enfermos de peste en otros lados del reino. Al comentarle a Vasey, el mandó traer algunos doctores del sur para que vieran al niño, y a pesar de que vinieron lo más rápido posible no lograron llegar a tiempo para ver al chico.
-¿Porqué?
-Por mi culpa.
-¿Qué quiere decir milord?

-Semanas después de que mandaran traerlos, yo me encontraba en el bosque una mañana, y unos hombres se encontraron conmigo en el camino, preguntaban por el Sheriff de Nothingham, pero nunca quisieron decirme porqué lo buscaban, se negaban rotundamente. Entonces, yo me negué a llevarlos con él y lo que yo no sabía era que...

...¡ellos fueron los doctores que Vasey mandó traer!

Abrí los ojos como platos…sabía que Gisborne era muy duro…pero ¿ni siquiera se molestó en investigar quienes eran ellos?, aunque había algo que no quedaba claro…¿cómo fue que la señorita Marian se había enterado de que Gisborne había sido el que había interceptado a los doctores?
-¿Quién le dijo a la señorita Marian?-pregunté
-Fui yo.-
-¡¿Qué?!
-Yo le dije porque no podía soportarlo más…no podía enfrentar aquella mirada llena de esperanza y luego de desesperación. No tuve más que decirle que los doctores habían partido por donde habían venido y todo por mi culpa…
-¿Y qué le dijo ella?
-Ella simplemente dejó de hablarme por mucho tiempo y después de que su hermano murió, prometió no volver a hablar de él ni conmigo ni con nadie, pero a partir de entonces…no volvió a ser la misma.

Yo no sabía qué decirle…tampoco estaba segura de que la señorita Marian lo perdonara, pero por lo menos había que intentar hacer la prueba, las palabras debían sanar todo resentimiento ya que Gisborne no lo había hecho a propósito, y tal vez ella lo sabía.
Las palabras…sólo las palabras.
Tomé de nuevo la carta del suelo,y le ofrecí la pluma y el papel.
Me paré en frente de él.
-Tiene que continuar milord.
-He dicho que pararía…ella nunca va a enamorarse de mi por lo que le hize.
-¡Por eso debe seguir escribiendo! esta tiene que ser una única oportunidad de demostrarle su arrepentimiento y su interés por su bienestar, sólo las palabras sinceras pueden hacer que Marian, si es que no lo ha perdonado ya, lo haga ahora, y ese puede ser un buen comienzo…

Gisborne bajó la mirada y miró el papiro…por largo rato, su mirada parecía aún más triste que nunca.
-No me perdonará.
-¿Y usted va dejar de intentarlo?-animé
-Sólo lo haces para salvarte tú, sabes que no funcionará.-sentenció.
Y yo…no supe que decir…ni que pensar… ¿era cierto? ¿Mi interés en la carta era sólo por mí misma?
Fuera lo que fuera respondí:
-Si así fuera, hubiera aceptado su oferta de dejarme libre desde el principio.
A él le brillaron los ojos y me miró muy raramente.

Tomó la pluma y siguió escribiendo, rasgando el papiro con la pluma furiosamente, como si luchara contra el…contra él mismo, y después, exhausto la tiró al piso y susurró:
-¡Ya no más! , déjame descansar, mañana continuaremos.

Satisfecha, me puse de pie y salí de su cuarto, pero antes, me volví para ver a aquel hombre postrado en la cama…inundado en cansancio, para asegurarme de que lo que había ahí era verdad: aquella deidad maligna que había conocido, había dejado de serlo para transformarse en este pájaro exhausto y tendido en su cama, con una expresión triste en el rostro. Incomprendido, pero luchando para que la esperanza aún continuara viva en su corazón que ya empezaba a notarse.
A los pocos minutos, ya se había quedado dormido profundamente.

Esa noche…la fiebre desapareció…Gisborne se estaba curando.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.tusonidoradio.com
andypopcorn
Lucas North
Lucas North
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 280
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 27
Localización : Nothingham Castle (habitación de Gisborne XD)

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Lady Sabrina del Puig
Lugar de Nacimiento: Cataluña, España
Lugar de Residencia: España

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Vie Jun 11, 2010 12:52 pm

Capitulo 16

-¡¡¡CLARISE SUBE EL DESAYUNO TENGO HAMBRE!!!
¿Mi nombre?
Era la primera vez que oía de su boca mi nombre…imposible.

En un gran plato reuní fruta fresca y pan, con un poco de leche y se lo llevé a la cama.
Gisborne tenía un aspecto horrible…como si un toro le hubiera pasado por encima…las semanas que llevaba sin bañarse se estaban notando.

-Señor…¿quizá un baño le siente bien?-sugerí.
Bufó y luego dijo:
-No, todavía no, quiero seguir escribiendo.
Me quedé muy sorprendida de sus palabras…hace unos días se negaba a tomar el papel y ahora quería hacerlo con más animos que nunca. Algo en él había cambiado.
-Quiero finalizar la carta con algo que exprese lo que realmente siento por ella, algo que la convenza de que todo lo anterior es sólo la base de lo que siento…-dijo hablando para sí nuevamente.
-¿Qué es exactamente eso que siente?-pregunté para ayudarlo.
-Es algo que sé, pero no sé como plasmarlo aquí.-dijo señalando con la palma de su mano el papel.
Entonces tuve una idea…un poco extraña pero quizá le sería más fácil así.

-¿Con qué podría compararse el amor que siente por ella?
Gisborne se quedó pensativo un momento…pero no dijo nada, entonces yo sugerí:
-¿Con el canto de un gorrión?
-No…eso es algo demasiado sencillo.-pero sus ojos brillaron.
-¿Con el amor de la familia?-él levanto la mirada y me vió.
-No…es un amor distinto.
-¿Con el arrepentimiento?
Él se quedo callado por unos momentos y dijo…
-No…es más que eso.
-¿Con una lágrima?
Le tembló la barbilla y dijo…
-No…lo que siento por ella no es triste.
-¿Entonces? ¿Con qué?
Se llevó la mano a la barbilla y se quedó pensativo por un rato…luego habló:

-Este amor es único…no creo que haya nada en el mundo más grandioso, más brillante, más hermoso, más nostálgico que eso…por eso la amo a ella como a ninguna otra persona en el mundo…la mujer de mi vida es ella porque es la única que me hace sentir un amor que con nada se puede comparar…ha sido la única que me enseñó la piedad…la única que conservó la inocencia en su corazón cuando yo ya no la tenía…la única que creía que yo era bueno…ella, a través de sus ojos….me ha hecho un mejor hombre.

Quedé embelesada con sus palabras…la furia de su voz…el fuego en sus ojos…hace unos momento vi a un sucio hombre algo enfermo…ahora veía un alma elevándose.

En cierta manera, era hermoso. Una lágrima se escurrió en mi mejilla lo miré, y sonreí.

-Ya tiene su final, ahora sólo escríbalo.-le dije satisfecha.
Rápidamente esbozó el final y después hizo algo que nunca me hubiera imaginado, me dio la pluma y el papel sobrante y en un suspiro dijo:
Gracias.- sus ojos brillaban y su cara se iluminaba con una sonrisa.


Esa tarde, cuando ya el ocaso se veía tras las montañas a lo lejos, saqué una tina que estaba algo arrumbada afuera de la casa. Estaba segura que ya ningún soldado vendría para dejarnos comida a esas horas, así que con toda confianza salí con una toalla y fui llenándo la tina con agua del pozo, que se encontraba a algunos metros de ahí. Fui calentando el agua hirviendo algo de líquido y cuando por fin estuvo lista, entré de improviso a la gran recamara de Gisborne.

-Milord, su baño ya está listo, ¿le ayudo a pararse?
No fue necesario que me contestara, ya que Gisborne estaba muy delgado, deteriorado y débil de no haber puesto un pie fuera de la cama desde hacía más de un mes, asi que todos sus movimientos eran demasiado torpes…¿cómo pensaba que podría bailar y salir así? Pero de alguna forma lo conseguiría.
Me fue casi imposible llevarlo hasta la puerta ya que todo su peso lo apoyaba en mis hombros y era mucho mas grande y más pesado que yo…pero finalmente y después de un agotador esfuerzo conseguimos llegar a la puerta.
Al llegar, él se quejó:
-¿Por qué voy a bañarme afuera? ¿es que crees que soy un perro? ¡voy a enfermarme otra vez!-exclamó.
Yo sabía lo que hacía…él debía de respirar aire fresco no podía estar todo el tiempo encerrado o si no iba a recaer…
-No se preocupe señor, no hace frío, verá que le gustará.

-Si alguien pasa por aquí y me ve bañándome a la intemperie van a creer que enloquecí, y creéme que eso no es nada bueno para ti.
-Nadie vendrá milord…créame.-no estaba muy segura, pero esperaba que nadie viniera…por el bien de los dos.

El se metió a la bañera lentamente apoyando sus brazos en ella, suspiró y cerró los ojos.
Y así se quedó por largo tiempo.
-Bueno….-dijo volteando a verme.-ya te puedes ir.

¡Me había quedado viéndolo! ¿qué rayo me pasaba?

-Ya te llamaré cuando te necesite... ahora retírate.-ordenó a media voz.

Me metí a la casa esperando a que lo hiciera pero tardó mucho cuando oí su voz nuevamente:
-¡¡CLARISE!! ¡¡Ayúdame por favor!!
Acudí lo más rápido que pude y en cuanto lo ví pegue un grito y luego me cubrí el rostro, roja de la pena…
Ahí estaba él de pie en la bañera (de espaldas), quizá no calculó qué tan rápido vendría…quizá pensaba que yo estaba más lejos…

Después del baño, los últimos rayos del sol enmarcaban su cuerpo dorado haciéndolo brillar…parecía un dios bañándose con oro…algo hermoso había en aquella figura que antes no había visto…

-¡¡TRAEME UNA TOALLA RAPIDO!!
Fui por una cubriéndome la vista por delante hasta llegar a él, la puse encima de sus hombros y confesó:
-Tenías razón…¡la tarde estuvo maravillosa!…me siento mucho mejor.
Yo reí tímidamente
.........................

Nota del autor: jejejejjej este capitulo es bastante humorístico, si se lo imaginan es todavía más gracioso XDDD, pero creo que noe s para horario infantil...en fin...no se preocupen^^ mi historia es para horario familiar jajajjaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.tusonidoradio.com
andypopcorn
Lucas North
Lucas North
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 280
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 27
Localización : Nothingham Castle (habitación de Gisborne XD)

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Lady Sabrina del Puig
Lugar de Nacimiento: Cataluña, España
Lugar de Residencia: España

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Vie Jun 11, 2010 1:03 pm

Capitulo 17

-¿Cómo lo hace?

-¿Hacer qué?

-Eso.

-¿Qué?

-Lo del papel y la …

-¿Escribir?

Asentí.
Nos encontrábamos nuevamente en su cuarto al día siguiente. Ya era noche.
Me ordenó traer unos papeles, la pluma y el tintero.
-Pon atención porque no voy a repetirlo, primero tomas las plumas así, ¿lo ves? Luego piensas en la palaba que vas a escribir…por ejemplo…”Guy”, y luego trazas la “G”, luego la “u” y luego la “y” enlazándolas unas con otras.

-¿Puedo intentarlo? –le pedí
Él me dio la pluma, pero al tomarla se me cayó de entre los dedos…volvía intentar tomarla como él lo había hecho pero mis manos eran torpes y no podía hacerlo bien.
Entonces, con toda la desesperación del mundo, tomó mi mano con la suya llevándome por el papel.
-C…L…A…R…I…S…E-dijo.-tienes que unir los sonidos.

"Unir los sonidos" repetía en mi mente…el problema era que no había visto aún todos los “sonidos”, no los sabía todos.
Cada letra que trazaba era torpe y de trazos horribles, nada comparados con sus elegantes garigoleos…pero aún así eran “sonidos”, sí. Sonidos en papel, y alguien que no fuera yo podría entenderlos y así lo que yo escribía duraría para siempre. Era magia. Magia pura, y yo me había convertido en una especie de hechicera.

-¡Muéstreme más sonidos!-le pedí.
-Ya es tarde…me siento cansado-dijo él
-¡Por favor!-le rogué.
-Está bien…¡sólo una última palabra! ¡ni una más!-advirtió severamente -¿qué quieres escribir?
Pensé bien en mi última palabra de esa noche…
-Quiero escribir la palabra… “amor”
-¿Porqué esa palabra?
-No sé…tengo curiosidad por ver como se oye en el papel.

El me dirigió una rara mirada y tomó mi mano para llevarla nuevamente por el papel, su mano era cálida…era suave, como la de mi padre, y de algún modo, se colocó en tal posición detrás de mí que estaba demasiado cerca, tan cerca que podía olerlo bien…sí, olía a jabón fresco, y agua tibia, y a durazno…su voz detrás de mi sonaba pausada y queda…

-A…M…O…R, repetía cada letra con dulzura, y mi mano trazaba cada letra suavemente sobre el papel.
-¡Amor!-repetí yo emocionada
-Listo, ahora vete…

Yo había aprendido a escribir algunas palabras ¿pero a caso sabía lo que significaba aquello que escribía en papel? Aún era demasiado joven para entender algo así…a pesar de que había oído hablar a Guy de su “amor” a la señorita Marian, ¿qué secretos había detrás de esa palabra?

-¿Qué es el amor?-pregunté de pronto.

El soltó una risita breve.

¿Podría ser el amor magia? ¿Podía ser el amor reflejarse en otro como yo reflejaba los sonidos en papel?¿podía ser el amor dejarse llevar por las palabras como mi mano lo hacía con la de él? ¿podía ser el amor quedarse juntos por siempre, uno en la mente de otro así como yo bien podía escribir una palabra junto a otra? ¿puede el amor ser una caricia? ¿puede el amor ser calor? ¿puede el amor ser enseñanza? ¿Podía…aquello que mi corazón apenas empezaba a sentir…ser amor?

-¿Es esto amor? Le pregunté

Gisborne no me respondió…ya estaba dormido, pero yo me había quedado pensando. Sólo pensando.

Esa noche Gisborne tampoco sufrió de fiebre.

A la mañana siguiente me levanté muy temprano, no podía dormir…
Puse la mesa y después de barrer y limpiar la casa y poner todo en orden, salí fuera.
El sol a penas salía de entre las montañas y tonos rosados, amarillos y naranjas se desprendían del cielo, el césped aún estaba húmedo con el rocío de la mañana y el durazno que se encontraba ahí daba sombra en un pequeño círculo.
Me lacerqué y me senté ahí.

No podía dejar de pensar en lo que Gisborne había hecho la noche anterior…y es que enseñarme a escribir no había sido parte del trato. Y yo sabía que era algo difícil y necesitaba practica y paciencia. ¿porqué lo había hecho? ¿a caso había sido una forma de agradecerme lo de la carta? ¡pero si aún faltaba tanto por hacer!!…

No lo sabía…pero asi era él…un hombre duro como la piedra, que de vez en cuando mostraba razgos de humanidad…de gran humanidad.

Y entonces, lo oí…algo cantaba en la copa del árbol…un gorrión.
Su canto me despertó de mi ensimismamiento y lo ví en una rama: ahí estaba un gorrión color azul en una rama junto con su pareja.
Entonces me pregunté ¿podía la escritura plasmar el canto de un gorrión? ¿tendría el poder de reflejar esos sonidos tan bellos en papel y quien los leyera…reproducirlos igualmente?
¿tendría el poder de reflejar lo que esos gorriones sentían el uno por el otro? ¿a caso podía la escritura reflejar verdaderamente el amor?

Entonces comprendí a Gisborne…comprendí lo difícil que había sido plasmar sus sentimientos en papel…y presentí que, después de haber escrito aquella carta se haya quedado sediento aún. Lo más posible es que aún deseará demostrarle su amor de alguna otra manera…había que ayudarlo.

-¿¿CLARISE?? Oí llamar a Gisborne.-¿¿¿Clarise??? ¿¿¿Qué diablos haces ahí?? ¡¡te he estado llamando niña!! ¿en dónde estabas? Ahí estaba Gisborne afuera de la casa, parado el sólo, aunque con trabajos. Pero luego, palideció, no sé que habrá visto, pues tan sólo estaba yo frente al durazno, observando a los gorriones.
Caminé hacia él y lo llevé al árbol para que los viera más de cerca.
-¿Los ve milord? ¡ahí están!
-No me digas que ahora vas a pedirme que los atrape y se los dé a Marian.-dijo él con tono grave y preocupado.
-No Señor, pero sería buena idea si se los mostrara también.
-Para eso habría que atraparlos.
-No milord. Ellos vendrán ese día, ahí estarán.
-¿Cómo lo sabes?-me preguntó intrigado. No sabía cómo explicarlo.
-Sólo lo sé.

No.
La escritura no podía reflejar ni ese canto ni ese momento, ni lo que sintió Gisborne al recordar algo que sólo él sabe, ni tampoco podía plasmar en papel los latidos de un corazón, ni la música que este puede emitir…unido a la canción de un pajarillo, sea real o sea recuerdo.
....

Nota del autor: llegado a este punto tan filosófico estoy pensando seriamente en cambiarle el nombre a mi historia, cualquier sugerencia es bien recibida.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.tusonidoradio.com
Crisitos
John Mulligan
John Mulligan
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 131
Fecha de inscripción : 30/01/2010
Edad : 31

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Sáb Jun 12, 2010 12:40 am

Awwwww que lindo es Gisborne!! Espero que continue así de lindo y adorable...awww y graaan escena del baño jajajajaja Razz

Bueno espero que le continues pronto y no nos dejes esperando como la otra vez Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Margarette Gisborne
Administradora
Administradora
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 2369
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Edad : 25
Localización : Barcelona

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Margarete Calleigh enn Gisborne
Lugar de Nacimiento: Cornualles
Lugar de Residencia: Locksley, Casa Sideris

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Sáb Jun 12, 2010 6:47 am

ayyyyy yo quierooo massssss!!!



Mi pasión por Richard aparecio hace tres años, cuando por casualidad en una canal de televisión emitieron la serie "Robin Hood" y mis ojos fueron directos al moreno de ojos claros...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.imperioaustriaco.forosactivos.net
andypopcorn
Lucas North
Lucas North
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 280
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 27
Localización : Nothingham Castle (habitación de Gisborne XD)

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Lady Sabrina del Puig
Lugar de Nacimiento: Cataluña, España
Lugar de Residencia: España

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Sáb Jun 12, 2010 2:20 pm

No chicas, de hecho ayer acabe la historia, el final esta cañon, proximamente les publico mas capitulitos y hay ustedes me van diciendo que les parece
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.tusonidoradio.com
andypopcorn
Lucas North
Lucas North
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 280
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 27
Localización : Nothingham Castle (habitación de Gisborne XD)

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Lady Sabrina del Puig
Lugar de Nacimiento: Cataluña, España
Lugar de Residencia: España

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Sáb Jun 12, 2010 3:32 pm

dos capitulillos máss....

Capitulo 18 baile

Carta: listo
Ocaso: listo

Estábamos a la mitad del camino, faltaba el baile y la comida, ¿sabría Gisborne bailar? O mejor aún ¿querría bailar?
En la fiesta todos bailábamos y por lo tanto todos debíamos de saber,…pero yo no estaba segura de que él supiera hacerlo también.
Respiré hondamente para tomar valor, entré a su cuarto y pregunté:
-Bueno milord…¿sabe bailar?
Mi pregunta le cayó como balde de agua fría…curiosamente enrojeció y miró bruscamente hacia otro lado.
-Nunca he sido bueno para bailar.
-Bueno, eso tiene solución, dije, venga.
-¿QUÉ? ¿A dónde vas?-preguntó él enojadísimo
-Afuera, a encender una fogata. Siempre se baila alrededor de la fogata.-dije con tono monótono y tornando los ojos.
-Yo no voy a bailar!! ¿me oiste?
-Entonces oldvídese de ella para siempre.-repetí.
EL rugió y dijo:
-¡NO SE NECESITA UN TONTO BAILE PARA DECIRLE LO QUE SIENTO!-luego de ese abrupto grito calló y se ruborizó.
Yo reí un poco y le dije:
-Bailar también es una forma de expresar lo que uno siente, y si usted y ella se divierten juntos ella lo recordará por siempre, el amor.-dije bajando el tono de voz y con inseguridad.-debe ser también divertido no?
Estoy segura de que lo último que dije no lo convenció nada, pero lo primero, lo interesó.
-¿No hay otra forma….?-empezó a preguntar él.
-No será lo único que intentemos, habrá otra cosa además de esto…
-Bueno y ¿Por que no…?
-Porque eso es lo último que debamos preparar, ahora venga conmigo.- lo jalé del brazo y como estaba tan débil fui capaz de tirar de él como un trapo, aunque estoy segura que opuso resistencia.

Preparé la fogata y el humo se elevó hasta los cielos ya algo purpuras de que estaba atardeciendo.
Hacía algo de aire afuera y Gisborne tenía frío, ahora me estaba comenzando a preocupar que se volviera a enfermar. Teníamos que hacer esto rápido.

-Muy bien, ahora sígame milord.- y comenzé a mover los pies.
-Yo no voy a hacer eso.-se rehusó tembalndo.- y tengo frío creo que me voy a meter.
No sabía qué hacer para converncerlo…estaba enfadándose de verdad.
Entonces…recordé algo que bien pudiera haberlo ayudado en cierto momento.
-Milord, si quisiera enseñarme a usar la espada, ¿cómo lo haría?
Él se volvió hacía mí, desconcertado por mi pregunta.
-¿Por qué?
-¡Sólo dígame!
-Bueno pues…primero tiene que parárte así….-y entonces comenzó a explicarme las posturas los ataques y finalmente…los movimientos…
-¿Puede guiarme como lo hizo con mi mano en la escritura?-pedí
Gisborne cancinamente lo hizo, se puso atrás de mí y comenzó a guiarme y a moverme igual.
Después de unos momentos le pedí:
-¿Ahora puedo guiarlo yo a usted milord?
Se sorprendió muchísimo, y luego preguntó:
-¿Qué pretendes hacerme?
Reí y me puse atrás suyo, y así comencé a guiarlo como si le enseñara a atacar con la espada tal y como él había hecho conmigo…en silencio, sin emitir sonido alguno, y luego, el ritmo que usé lo fui cambiando poco a poco, hasta hacer que su cuerpo se moviera como se mueve una persona al bailar. Poco a poco fui hablando e indicándole qué hacer y cuándo pausar hasta que lentamente bailó…muy lentamente bailó al ritmo de las llamas.
Parecía encantado, concentrado… hipnotizado por la danza…no podía parar, ¡se divertía porque sonreía! Yo lo acompañé y juntos bailamos por unos momentos, horas, no sé cuánto tiempo pasó,sólo bailábamos y nos movíamos los dos alrededor de la fogata, sin hablar, tan sólo comunicándonos mutuamente nuestra propia alegría con la mirada, sin música…tan sólo el repiqueteo de las llamas.
Y entonces…salí de mi trance y me acerqué a él rápidamente, bailando también.
Alargue el brazo y lo toqué bruscamente diciendo:
-¡Lo tengo!
El paró su danza y me miró confundido.
-¿Qué estás haciendo?
-¡Lo tengo! Y salí corriendo
Entonces, comprendió el juego y salió corriendo tras de mí.
Por horas jugué como hace años no lo había hecho, y juntos volvimos a ser niños.

El me enseñó la escritura y esgrima, y yo la danza y la escritura también, aunque una escritura diferente. Ahora, nosotros éramos como dos palabras escritas juntas en un mismo papiro.

-No puede atraparme milord!!
-¿¿ah no?? ¡¡Voy por ti malcriada!!

Así la noche cayó…un día menos en la cuenta regresiva de la gran fiesta.






Capitulo 19

Dos días pasaron después de que aprendió a bailar conmigo, así que una extraña noche, cuando Gisborne se veía más animoso y lleno de energías me llamó.
-¿Qué pasa milord? Pregunté desconcertada pues él no acostumbraba llamarme a esa hora.
-Hay algo que quería mostrarte, y quiero que me digas si esto puede ayudarnos para el gran día.
¡Vaya! Ya le llamaba “el gran día”, ¿cuánto había pasado desde que ni siquiera me hablaba?
-En el ropero aquel hay una caja, tráela aquí al frente Clarise.-ordenó señalando el gran mueble de madera que había en la habitación en la pared de enfrente.

Y en efecto, ahí estaba, una caja de madera no muy pesada dentro. Era lo único que había dentro.
Cuando la puse frente a él, me ordenó que la abriera, y lo que encontré me confundió totalmente:
Una tela enorme dentro.
-Sácalo.-me dijo.
Y ahí, se encontraba un hermoso vestido plateado con cristales adornando el cuello. Era un vestido muy formal de dama, con las mangas largas, y un cinturón de razo dorado en la cintura. Era sencillamente precioso, modesto, pero precioso.
-¿Qué es esto señor? –le pregunté.
-¿No lo ves? ¡es un vestido!.-dijo él malhumoradamente.
-Si pero…
-Era de mi madre…este vestido era el que mi madre usó cuando conoció a mi padre.
-¿Y cómo es que lo tiene usted?
-Porque me lo dio para que se lo diera a la mujer con la que yo me casara, por eso es tan importante.
-¿Y se lo dará a la señorita Marian?
-Por supuesto, eso es lo que quería preguntarte, ¿Qué opinas?
No podía estar más de acuerdo…pero algo en mi interior, algo impedía que me sintiera felíz…me sentía como…desalentada, aquello que él hiciera para demostrar su amor era digno de admiración al principio pero ese día…no sé que pasaba conmigo…algo dentro de mi no se sentía bien. Pero hize a un lado todo eso y traté de sonreír.
-¡Es perfecto!.-dije y luego bajé la mirada.
-¿Qué pasa?.- me dijo.- no te veo muy convencida, ¿es que a caso es demasiado viejo? Tal vez no sea su color…
Me asusté…había notado mi desaliento. No podía permitirle eso.
-No no!! de ninguna manera es muy hermoso.- y para arreglar las cosas le dije.- mi madre siempre me decía que los regalos son una muestra de afecto…pero si esos regalos son importantes para uno, significan todavía más.
A Gisborne le brillaron los ojos, sonrió.
-¿Entonces crees que esté bien?
-¡Sí claro!

Y entonces, muy contento, me pidió que lo dejara dormir.
Esa noche sentí que no podía dormir…que no lograba conciliar el sueño, y entonces volví a oír la voz de mi amo llamándome.
Acudí a su llamado y sólo lo encontré dormido, pero curiosamente la luz de la vela seguía prendida iluminándolo levemente, quizá querría que apagara la vela y mientras legaba se había dormido de nuevo.
Entonces, me acerqué a él.
La luz de la vela iluminaba su pecho, de una blancura sin igual, y su rostro,igual de hermoso lucía perlado a la luz tenue de la vela.
Vi sus ojos cerrados, que daban la impresión de ser los ojos de un niño, de un niño apacible indefenso, incluso un niño travieso, el niño que me había perseguido después de bailar.
Y me dieron unas ganas inmensas de tocarlo, y al poner mi mano sobre él, sentí los latidos de sucoazón, y su siempre c´palida piel, contra mi mano, y pude sentirlo a él y a mi en una misma frase. No. eramos una palabra. No sé cuál.
Un sopor extraño me invadió todo el cuerpo, y entonces me acurruqué a su lado para sentir el calor de su cuerpo contra el mio, pues así me sentía protegida, y entonces él barió los ojos lentamente, como lentamente amanece, como lentamnte se despiertan las aves, y con ternura me miró, llenándome de su mirada azul.
Sonrió, y después me dijo algo que me sorprendió:
-Gracias.
Me sentí felíz, demasiado felíz.
Luego, el me indicó que abriera la puerta del ropero nuevamente y sacara de él una caja.
Eso hize, aunque algo confundida ya que antes ya lo había hecho.
De cualquier manera saqué la caja y la puse a lado de la cama como me lo indicó.
Luego me ordenó abrirla.
Y ahí estaba, nuevamente aquel hermoso vestido en mis manos.
- Era de mi madre…-dijo él.- este vestido era el que mi madre usó cuando conoció a mi padre.
-¿Y cómo es que lo tiene usted?
-Porque me lo dio para que se lo diera a la mujer con la que yo me casara, por eso es tan importante.
-¿Y se lo dará a la señorita Marian?
Pero su respuesta fue distinta a la anterior.
-No.
-¿No se lo dará?- Pregunté sorprendida.
-No.
-¿Entonces? ¿a quién le pertenece?
-A ti.
Y en ese preciso momento se puso de pie, tomó el vestido y me lo puso a mí.
Ahora era yo quien portaba ese hermoso símbolo de amor, y él me había elegido a mi.
Me vi reflejada en sus ojos azul acero, y me vi feliz, plena, y había entendido ya lo que no había entendido antes.
El tomó mi rostro entre sus manos y me dijo, con tono explicativo, y quedamente:
-Me preguntabas qué es amor, esto es el amor.
-Amor, repetí, eres tú, ¡eres tú!-le dije yo
-No. amor somos nosotros dos.-dijo mientras me daba un beso dulcemente.

Y dulcemente, como sólo puede ser una lágrima, el perdón, o el canto de un gorrión, así me estrechó él y me besó por mucho tiempo, hasta que el ultimo día, no, nuestro ultimo día llegó, tan dulcemente como caen las hojas en el otoño, tan dulcemente como la luz de dos personas entendiendo el amor…o por lo menos haciendo amor.

......

Nota del autor: No digan nada, yo sé que esto está muy cursi pero ya verán que se arregla luego ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.tusonidoradio.com
Crisitos
John Mulligan
John Mulligan
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 131
Fecha de inscripción : 30/01/2010
Edad : 31

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Dom Jun 20, 2010 6:41 pm

Awww, y no se porque tengo esa sensación de que es un sueño...si soy pesimista pero me nacio esa idea cuando lo estaba leyendo; ay yo espero que no!! Así que continuale!! no me puedes dejar con esta duda!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
andypopcorn
Lucas North
Lucas North
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 280
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 27
Localización : Nothingham Castle (habitación de Gisborne XD)

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Lady Sabrina del Puig
Lugar de Nacimiento: Cataluña, España
Lugar de Residencia: España

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Lun Jun 21, 2010 1:50 pm

Pues...^^ veamos en el siguiente capitulo...

Capitulo 20

-¡CLARISE! ¡El desayuno!

Me desperté bruscamente.
Estaba en la mesa de la cocina con los brazos delante de mi frente.
Había logrado conciliar el sueño… por desgracia; ¡eso quería decir que todo eso lo había soñado!
Me desperté de cara al ultimo día que teníamos para planear el último regalo: la comida.
En esta parte de la sorpresa, Gisborne no tenía que cooperar si no quería, o por lo menos sólo si él quería acompañarme, así que subí para llevarle algo de fruta.

-¡Es muy tarde! Creo que ya deberías hacer de comer-dijo él.
Y así era, el sol estaba en el cenit, ¿pero por cuánto tiempo me había quedado dormida? ¡qué desastre! Debía apurarme para preparar todo.
-Bueno señor, estaré en la cocina todo el día para preparar la comida de mañana, si necesita algo sólo dígalo.
-Está bien.-consintió él.
-Y señor…-le dije yo.- es en esta parte de la fiesta donde usted tendrá que preguntarle a cerca de sus planes y sus sueños, muestre interés en lo que ella aspira a ser.-le recordé.
-Ah, es cierto, lo había olvidado.
-Y es al final, cuando debe leerle la carta, no lo olvide.
-No.
-Estaré abajo.
-Ya me lo has dicho.
-¡Ah!.-exclame ruborizándome.-perdone.
El sonrió divertido.

Estuve abajo por horas, picando rebanando, cortando y apilando verduras y carne durante mucho tiempo, parecía no acabar, y prácticamente parecía una comida para cien personas, en vez de dos. Pero en cuanto acabara podría calentarlo todo mañana por la mañana y asi todo quedaría perfecto.


¿A quién quería engañar? ¡No estaba concentrada en la comida! parecía como si mis manos actuaran en diferido con mi cabeza, no podía dejar de pensar en aquel sueño que tuve la noche anterior. Parecía demasiado real. ¿Eso quería decir que…-trage saliva- estaba enamorada de Guy de Gisborne? ¿todo lo que habíamos vivido, preparando lso regalos y las muestras de afecto para la Señoriota Marian solo había servido para alimentar mi corazón? ¿había dejado de hacer esto para salvar mi vida y había comenzado a hacerlo para pasar más tiempo con él? ¿desde cuándo? Y lo más importante ¿porqué? ¡que horrible! Comenzé odiándolo y terminé sintiendo extrañas mariposas en el estómago cada vez que hablábamos o planeábamos los “regalos” para la señorita Marian, no podía esperar para hablar con él, era como si nos hubiéramos acostumbrados a hablar juntos y no pudiéramos dejar de hacerlo…yo no por lo menos.
Y ese sentimiento de desolocaión cuando mencionó que Marian era la dueña del vestido, ¿cómo era posible? ¿serían celos?
Estaba confundida, y asustada…
-¡Qué delicia!-dijo una voz atrás de mis espaldas.
-¡MILORD!-exclamé dándome un vuelco el corazón.
Ahí, en la entrada de la cocina estaba Gisborne de brazos cruzados sonriendo satisfecho.
-¡Ah! mejor no te distraigo, nunca vas a acabar.
-Eh..si señor tengo mucho qué hacer…-dije nerviosamente.
-¿Puedes ayudarme con otra cosa?-preguntó él
-¿Qué se le ofrece ?-pregunté con la sangre subiéndome a las mejillas.
-Hubo algo que no hicimos y tiene que ver con la carta.
-¿Qué es?
-Dijiste que debía leérsela en voz alta, entonces tendré que practicarlo, ¿me escucharías?
No había leído la carta, pensé que eso era un secreto para él…un secreto de Estado, pero ahora me tenía tanta confianza que sólo se le pasaba preguntando mi opinión para esto y para lo otro, y no quería traicionar su confianza así que asentí, además de que tenía curiosidad por saber qué le había escrito.
Gisborne se aclaró la garganta y dándole la mejor entonación que pudo dijo:
- Para Lady Marian

Fue muy difícil para mí comenzar a escribir estas líneas, me tomó mucho tiempo concretar lo que quería decirle, pero finalmente, lo he logrado.
Nunca olvidaré el momento en que la ví por vez primera, en aquel árbol de duraznos con las aves. Usted era la niña más hermosa que había visto, y poco tenía que hacer la belleza del canto de los gorriones con la de sus ojos, así me pareció cuando la ví.
Pero esto no se compara cuando me mostró, señorita Marian, la piedad, porque usted fue la única que lloró cuando abandonaba a mi familia, mostrandome esperanza, tratándome de convencer aún cuando me encontraba ya trabajando, que podía volver a la casa de mi madre, pero señorita Marian, ¡cuando estoy con usted ya me siento con mi familia! ¡ya me siento en mi hogar!-cuando dijo esto, Gisborne subió su mirada y lo dijo como si tuviera a Marian enfrente suyo, como si yo fuera ella, y yo sólo sonreí.- y es que nada en este mundo puede compararse con el arrepentimiento que sentí al no haber sido capaz de haber salvado a su hermano…pero sólo un alma como la suya podría perdonar a un hombre como yo…nunca nada podrá reemplazar esa pérdida, pero usted, aún con todo lo que sucedió, se acercó una tarde a pedirme consuelo, sólo una hija muy querida de Dios podría tener un corazón tan grande.
Por ello Lady Marian, quisiera decirle que esto que siento por usted es algo único en verdad…porque no hay nada en el mundo más grandioso, más brillante, más hermoso, más nostálgico que eso, por eso la amo a usted como a ninguna otra persona en el mundo, usted ha sido la única que me enseñó la piedad, la única que conservó la inocencia en su corazón cuando yo ya no la tenía y me lo mostró, la única que creía que yo era bueno, usted me ha hecho un mejor hombre.


Una lágrima se derramo por mi mejilla ¡que afortunada era la señorita Marian de tener a un hombre con tan sinceros sentimientos como él!

-¡¡¡ARGHHHHHHH!!!.-exclamó Gisborne torciéndose de dolor y tocándose el estómago.
-¡MILORD!.-fui en su ayuda temiéndome lo peor: Gisborne había recaído…la fiebre había regresado..-¡¡Señor, oh Señor lo siento tanto no debí de haberlo forzado así!!
-No…te pre…ocupes….yo ….tengo que estar….bien para….mañana ahhhhhhrghhhh.-dijo apretando fuertemente los dientes retorciéndose rojo de dolor.
Toqué su frente y estaba ardiendo en fiebre nuevamente, quizá el no haberle dado la medicina por tanto tiempo ahora cobraba factura.
Y ahora él se pondría peor por mi culpa.
-NOOOO, NO ESTOY….MAL…..YO DEBO….ESTAR BIEN….¡¡¡POR ELLA!!!-exclamó en el piso.
Yo no podía dejarlo ahora, yo debía ver por el y hacer que se sintiera bien de nuevo. Lo tomé en brazos y lo ayudé a subir a su cuarto nuevamente.
Después de la primera noche, esa fue una de las más duras experiencias que tuve desde mi estancia en la Casa Grande.

Se recostó pero no paraba de removerse y gritar y rugir, no lograba bajarle la fiebre.
-¡Señor! ¡milord! Por favor, ¡no se rinda!

“Dios, ayúdame por favor” pensé mientras le ponía otro trapo húmedo en la frente.

Capitulo 21

Abrí los ojos, sólo veía blanco, blanco borroso, ¿a caso seguía soñando? ¿había muerto? Quizá Gisborne cambió de opinión y había acabado con mi vida después de todo.
Luego recordé lo que había pasado la noche anterior y me sentí aún más confundida, sólo blanco y nada más.
Después enfoqué la vista y ví sábanas, las sábanas de la cama y ésta ¡se encontraba vacía!
¿y él? ¿dónde estaba? Me incorporé y me dí cuenta que me había quedado dormida y estaba acostada en su cama, entre sábanas…como si alguien me hubiera colocado ahí.
Miré por la ventana y el alba a penas despuntaba, sentí frío, era una mañana algo fría.
Bajé las escaleras a toda prisa y salí de la Casa. Y ahí enfrente de mí…había alguien, alguien vestido de negro, y entonces supe quien era: Gisborne, parado cuán alto era y vestido con su chaqueta de cuero negro y sus pantalones del mismo color se encontraba mirando el amanecer de brazos cruzados.
Así fue como lo conocí…con esas mismas ropas y con esa misma postura, pero en ese momento el sol lo cubría con destellos dorados como cuando se encontraba bañándose haciéndolo ver aún más imponente que entonces.
Esa visión me hizo sentir como que todo que habíamos vivido antes se había esfumado, o lo había imaginado o soñado, y ahora Gisborne, sano, había vuelto a ser el mismo hombre creul de antes.
Pero cambié por completo de opinión cuando volteó y en sus ojos azul acero no vi ni enojo, ni mal humor, ni tristeza sino familiaridad…
Me dedicó una sonrisa y dijo con suavidad:
-Buen día Clarisse.
-Buen día milord.
Él hablaba como si la noche anterior nada le hubiera pasado, como si nunca se hubiera sentido mal.
-Hoy es el día…-comenzó.
-Sí señor, hoy vendrá la señorita Marian a medio día.
-¿Qué falta por hacer?-preguntó él aproximándose a mí.
-Ya está todo listo, sólo falta calentar la comida, de inmediato empezaré señor.
-¿Y qué más?
Busqué en mi mente, y que yo supiera nada más faltaba…
-Eso es todo milord.
-No, no es todo.
-¿Qué falta entonces Señor?
Entonces él se volteó completamente hacia mí y pronunció las siguientes palabras:
-Tu libertad. Te has ganado tu libertad Clarisse, por todo lo que has hecho te perdono la vida y te concedo la libertad. Ahora puedes ir a donde te plazca.
Me quedé plantada donde estaba.
No sabía qué decir…simplemente sus palabras me dejaron nuevamente fría.
-Ya has cumplido con tu promesa y tu has ganado ya la apuesta.
-Pero señor… la promesa fue…
-Ya has hecho más que suficiente y no puedo más que darte las gracias, ahora todo depende de mí ahora. En cuanto termines de hacer la comida puedes ir a donde quieras. Ahora eres libre.

La verdad, no sabía qué pensar… pero algo en mí me impedía acatar esa última orden…La verdad es que no quería ver como él le declaraba su amor…no quería ver nuestra misión concretada pero de alguna manera no quería dejarlo, no podía dejarlo sólo. Me sentía como si literalmente no tuviera a dónde ir, pero quería quedarme con él, de alguna manera, por algún tiempo hasta que pensara qué hacer…Me sentía confundida, mi corazón lo estaba…

Entonces mentí.
-Señor, es que yo…no tengo a dónde ir…
Gisborne me miró fijamente.
-¿Y no tienes familia?-inquirió.
-Sí milord pero fui separada de ellos y ahora no sé dónde están…
-No te preocupes, le comentaré al Sheriff y él quizá…
Me horrorizé y luego recordé lo que había pasado hace un tiempo y entonces recordé que mi cabeza tenía precio.
-¡NO!
El se sorprendió y entonces volví a tomar la palabra:
-Es decir…no milord ellos fueron llevados muy lejos de aquí…y yo, no podría sobrevivir sola, por favor, permítame quedarme un poco más hasta que encuentre un lugar a donde ir y un trabajo qué hacer.
-Podrías trabajar para el castillo…
-No señor, de verdad me siento bien aquí, le agradezco mucho, aquí estoy bien , permítame quedarme un poco más ¡por favor!.-le rogué.
Increíblemente hace un tiempo odiaba ese lugar y quería escaparme para salvar mi vida, ahora para salvar mi vida no quería salir de él…¿o quizá fuera otra razón?
-¿De verdad no quieres ser libre? Preguntó sorprendido
Ya era libre al decidir quedarme ahí por mi propia voluntad…
-No señor, le ruego que me permita quedarme…
-Está bien.-sonrió.-de cualquier manera…gracias por todo.
Una sonrisa iluminó su rostro y puso su mano enguantada en mi hombro.
Yo también sonreí.

La mesa estaba casi lista…estaba llena de platos, y tazones con puré de manzana, de papa, de fruta fresca, de sopa, de pan recién tostado, de pescado recién cocinado, de vino, de aguamiel, de empanadas hechas en casa, de todo tipo de quesos…ya sólo la carne faltaba por azar.
Y entonces, se me ocurrió tomar unas manzanas, pelarlas y cortarlas para formar con los trozos cortados una flor en un plato y poner en el centro una flor verdadera…ese sería quizá el centro de aquel festín…
Tomé el cuchillo, tomé asiento, y comencé a pelarla, cuando Gisborne se paró detrás de mí y me preguntó:
-¿Qué estás haciendo? Pensé que ya habías terminado…es demasiado la comida creo que sobrará…
-Estoy haciendo una flor con los pedazos de la manzana señor…
Luego de un suspiro, me preguntó:
-Oye,…¿y de dónde sacaste toda esta comida?
Empalidecí…Gisborne no sabía que todo eso lo habían ido trayendo los emisarios del sheriff en la semana.
Me inventé una mentirita.
-Mientras usted estaba inconsciente fui al castillo y le informé al Sheriff que usted estaba enfermo, el comprendió y prmetió enviarle comida cada día para que así se recuperara más rápido.
Gisborne parpadeó soprendido. Quizá no me había creído del todo.
-¿Eso dijo exactamente?
-En realidad solo comprendió y prometió enviarle estos víveres de la cocina del castillo.-dije sonriendo nerviosamente.
-Ah…-dijo él aun parpadeando de la sorpresa.-Eso sí que es nuevo…
-¿Sabe algo señor?, mi madre me contó que la forma de la primera cáscara de una manzana al pelarla forma la letra de la inicial de la persona con la que se casará… ¿no le parece increíble?-dije cambiando de tema.
El calló y muy posiblemente aún seguía pensando en el Sheriff de Nothingham…
-¿No quiere intentarlo?-invité tendiéndole el cuchillo y otra manzana.
Él la miró levantando una ceja y exclamó:
-¡Otra de tus ocurrencias extrañas!
-Sí….-musité sonriendo nerviosamente.-extraño pero real. Me lo dijo mi madre ¡lo juro!
Suspiró y tomó la manzana entre sus dedos…
-Es imposible que la cáscara tenga la forma de una “M”.
-¡Inténtelo!
Tomó el cuchillo y peló la manzana…y una cáscara con una forma que no sabría describir se desprendió de ella. Luego, él la miró detenidamente y dijo:
-Creo que parece una “L”
-¿L?-pregunté yo extrañada.- ¡no es verdad! Tiene forma de “V” ¿conoce a alguien cuyo nombre comience con “V”?
Gisborne rascó en su cerebro y muy posiblemente lo que encontró ahí no le fue nada agradable porque de inmediato colocó el cuchillo en la mesa junto con la manzana a medio pelar y salió de la casa sin decir nada, ni siquiera me dio tiempo de ver la expresión que tenía su rostro.

El sol ya casi se posaba en su cenit, y la comida, el vestido, y la carta, ya todo estaba listo…Yo me encontraba en la habitación de Gisborne acomodando su cama y todas sus cosas, aunque él seguía cruzado de brazos en la entrada de la casa viendo hacía adelante, esperándola a ella, sin decir ni una sola palabra…algo en mí me hacía pensar en que estaba muy nervioso.

Y algo en mí también lo estaba…también tenía un miedo interior que no sabría dscribir,como si algo que no quisiera que ocurriera fuera a pasar, pero sacudí la cabeza y seguí en mis labores, una vez que la señorita Marian llegara a la Casa Grande todo saldría bien y en orden.

Entonces, me volví y ahí estaba…el escritorio que había causado tanto dolor y miedo…t recordé entonces las cartas que él le había escrito y que yo había tratado de leer hace ya tanto, pero no había podido descifrar…sentí unas nuevas y enormes ganas de oír lo que en aquel momento el corazón de Gisborne sentía por ella… Y en seguida me aproximé al mueble de madera.

-¡Sir Guy!.-
Una voz en la planta baja de la casa. Retrocedí.
-Lady Marian…-Guy.

Había llegado ya el momento.
------------

Nota del autor: Y si se fijan ha varios detalles en la historia que explican porqué Gisborne hizo y dijo tal o cual cosa ya en la serie, y como mi texto se ubica antes de eso, pues alguien tuvo que decirle o enseñarle cosas...ajajajja!!, espero que les esté gustando la historia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.tusonidoradio.com
Crisitos
John Mulligan
John Mulligan
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 131
Fecha de inscripción : 30/01/2010
Edad : 31

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Mar Jun 22, 2010 7:38 pm

Uhhhhh que pasara ahora? que hara Gisborne! Yo quiero saber!! espero que le continues pronto Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
andypopcorn
Lucas North
Lucas North
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 280
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 27
Localización : Nothingham Castle (habitación de Gisborne XD)

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Lady Sabrina del Puig
Lugar de Nacimiento: Cataluña, España
Lugar de Residencia: España

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Miér Jun 23, 2010 3:15 pm

Capitulo 22

-Me alegra ver que haya decidido visitarme hoy.
-¿De verdad?, pues gracias…
-¿Querría acompañarme a comer?
-Sólo estaba de paso, Guy, en verdad, creo que es mucha molestia.
-No lo es, tome asiento por favor, yo insisto.


(silencio)
-Y bueno…¿cómo ha…estado…últimamente?
-Bien,…muy bien, ¿y usted Guy?
-Perfectamente…

(más silencio)

-¿Le gustan las manzanas?
-No mucho.
-¿Y los duraznos?
-Sí.
-¿No quiere probar este?
-Ahora no, gracias…

(silencio)

-Marian, debo decir que está especialmente hermosa el día de hoy…
-Gracias.
-Bueno…siempre.
(silencio)
-Gracias.
-Supongo que su madre hizo un gran trabajo educando a una gran dama como usted…
-Gracias…
-Y dígame, ¿qué planea hacer esta tarde?
-Planeo salir del pueblo con mi padre y después descansar un poco.
-¿Podría acompañarme hoy?…esque…tengo algo que decirle…
-¿Por qué no me lo dice ahora?
-No no…es que también tengo algo que darle…
-¿Por qué no me lo da ahora?
-Esque es necesario que esté usted presente a cierta hora…
-¿Qué es lo que quiere que haga Guy? ¿qué pretende?
(silencio)
-No! no es nada malo es sólo un regalo…una sorpresa…
-Debo decirle que no me gustan las sorpresas…
-Espere y lo verá pero por favor acompáñeme…
-De acuerdo pero será tan sólo por unos momentos.
-Gracias.

(silencio)
-Marian…¿le gusta bailar?
-No, ¿porqué?
-Era sólo una pregunta…
-¿porqué me la hace?

(silencio)
-¿Le gustaría…?
-¿Qué?
-¿Le gustaría…bailar…conmigo?
-Perdone, habla demasiado bajo, no lo escuché.
-¿Si le gustaría bailar conmigo?
-¿Ahora?
-Sí.
-¿Aquí?
-Afuera…
-No lo sé Guy, yo…a mi no me gusta bailar.
-Oh por favor sólo será un momento.
-¿Pero porqué?
-Por favor…
(silencio y un suspiro)
-De acuerdo, pero tan sólo un poco.


(repiqueteo de llamas)
-No sabía que usted bailara Guy, realmente me ha sorprendido.
(silencio y un suspiro)
-Bueno, pues ya ve, he aprendido un poco.
-No es nada malo.
-Usted tampoco lo es.
-Gracias.
(silencio y repiqueteo de llamas)
-Guy, ¡por favor! No tan cerca…
-Perdone
-¿La tarde es hermosa no le parece?
-¿desde cuándo usted se fija en esas cosas Guy?
-Desde hace ya tiempo…
-Vaya! Entonces creo que no lo conozco del todo…
-Me parece que no, usted no sabe de todas las cosas que puedo ser capaz.
(silencio)
-Es curioso, nunca había visto bailar a alguien sin música…
(silencio)
-Esta es toda la música que necesito…
-¿Qué quiere decir Guy?
-El fuego, el canto de los gorriones y usted es toda la música que yo necesito… (silencio), hablando del canto de los gorriones…quiero que venga conmigo, quiero mostrarle algo…
-Lo siento Guy, pero ya me tengo que ir, se hace tarde y mi padre me espera…
-Por favor! sólo será un momento, le gustará! Lo prometo…
-En verdad lo siento mucho…
-Venga por favor…

(silencio y repiqueteo de llamas)

-Es hermoso Guy…me encanta.
-Es así como la conocí…
(silencio)
-Perdone habla nuevamente demasiado bajo…
-No es nada, sólo decía que los gorrioens me encantan.
(silencio)
-Guy de verdad yo no conocía ese lado suyo, esta tarde lo encuentro muy extraño, es como si no fuera usted, ¿algo malo le pasa?
-Al contrario, es algo bueno.
-¿Y puedo saber qu´pe es la causa de tanta alegría?
-Es usted.(silencio), no sabe el gusto que me da que haya venido hoy…en verdad me siento muy feliz.
-Guy…yo…
-Marian soy yo el que quería decirle lo feliz que me siento a su lado…
-Guy..yo…
-Por favor no se vaya ahora, por favor, sólo escuche lo que tengo que decirle…
-Yo…ya…
-Yo estuve pensando en cómo decir esto pero en realidad se me hizo muy difícil concretar mis ideas…de no haber sido por usted el día de hoy no hubiera sido el mejor día de mi vida…créame que cada minuto que paso sin usted es demasiado largo para mí…
-Ya tengo …que …
-No se vaya por favor, sólo quería decirle que todo lo que usted me ha dicho, todo lo que me ha mostrado sólo han servido para una cosa…
(silencio)
-¿Para qué?
-Para hacerme un mejor hombre…creo que sin usted mi mundo se volvería en cenizas…cómo quisiera despertarme cada día a su lado, no sólo como mi amiga…sino como…como…mi…
-¿sí?
-Es decir yo…yo la amo tanto…creo que no hay nada que haya sentido que se le compare a esto…es por eso que usted es…la persona más importante…para…mí… (silencio)y por favor! No se vaya todavía!! Le pido que se quede conmigo por favor, ¿tendría piedad para hacer el resto de este día perfecto en la vida de este hombre?
-Guy yo…
-Diga que sí!! Diga que sí y le juro que no se arrepentirá…le prometo que será tan felíz como yo, pero pro favor, piénselo un momento, no quiero que se vaya…nunca de mi lado. (silencio)¡esque me resulta tan difícil separarme de usted cada vez! no sabe…¡no tiene la menor idea de cuánto necesito de sus palabras! De su inocencia, de la pureza de su corazón…usted me …acaba dedecir hace un momento que no conocía este lado mío y yo le prometo que hay tantas cosas de mí que no conoce…hay un lado de mí que construiría una casa sólo para usted, y la haría la mujer más dichosa y afortunada del mundo…y le daría una familia la familia con la que usted soñaría…pero tan sólo le pido ue nose vaya hoy…tan sólo deme unos momentos más y yo le mostraré…
(silencio)
-Guy…pare ya se lo pido.
-¡Y cómo le digo yo a mi corazón que pare de latir! ¿y cómo le pido yo a mi mente que par de pensar en usted cuando no está aquí…conmigo? ¿de qué manera le puedo pedir yo a usted que me perdonde todo lo malo que le haya hecho y podamos ser…y podamos pensar en…
-Perdóneme Guy, pero yo no…
-No lo digas…por favor, tan sólo consideré quedarse hoy…es usted la persona a la que yo hoy esperaba con tantas ansias desde hace ya tiempo…
(silencio)
-Guy no!! no lo haga!!(silencio y llanto) por favor Guy…tengo que irme…
-No…
-Sí!
-No se vaya…
-Discúlpeme…
- …¿podría ser capaz de dejar a este hombre un día más sufriendo por que no está? ¡tenga piedad por favor!
-Guy…

-¡¡Alto los dos!! ¡¡QUE NADIE SE MUEVA O DISPARO!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.tusonidoradio.com
Jane Wilcox
Mejor Posteador
Mejor Posteador
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 2529
Fecha de inscripción : 03/07/2009
Localización : Cuando me encuentre te lo digo

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Jane Wilcox
Lugar de Nacimiento: Locsley
Lugar de Residencia: Locsley

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Miér Jun 23, 2010 5:24 pm

Acabo de leer el sólo el primer capítulo. Está realmente genial. Eres muy buena. Poco a poco continuaré.... Felicidades.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Christine
Lucas North
Lucas North
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 284
Fecha de inscripción : 07/07/2009
Localización : lugar de nunca jamas

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Christine Daeé de San Martin del sella
Lugar de Nacimiento: San Martin del sella
Lugar de Residencia: Locksley, visita el Castillo de Notingham con su tio

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Miér Jun 23, 2010 6:39 pm

uyuy lo que acabo de descubrir ajaja!!! he leido hasta el segundo capítulo y me está gustando mucho la historia, como Paloma ya sabe, me encanta leer estos relatos y admiro mucho que haya personas con tanta imaginación que nos hanga pasar ratos tan buenos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.gbspain.foros.ws
andypopcorn
Lucas North
Lucas North
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 280
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 27
Localización : Nothingham Castle (habitación de Gisborne XD)

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Lady Sabrina del Puig
Lugar de Nacimiento: Cataluña, España
Lugar de Residencia: España

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Vie Jun 25, 2010 12:06 pm

y a mi me encanta que lo estén disfrutando chicas no saben cómo disfrute escribiendola, y para las que van mas adelante les va otro capitulin...(ya casi termina)

Capitulo 23

-¡¡MILORD!!.-grité desde la ventana.
Cinco o seis hombres tenían rodeados a la señorita Marian y a Guy, todos armados con arcos y flechas apuntando directamente hacía él.
Gisborne cubrió con su cuerpo a Marian y exclamó amenazante:
-¡¡NI SE LES OCURRA ACERCARSE MÁS O LOS CORTARÉ EN DOS!!
-Guy…¿Quiénes son ellos?-preguntó Marian asustada y viendo hacia todas partes.-¿los conoces?
-¡EN MI VIDA LOS HABÍA VISTO…!

Los hombres se adelantaron y comenzaron a girar en círculos rodeando a la asustada pareja…uno de ellos, el de en medio habló con fiereza:
-Nosotros te conocemos más de lo que quisiéramos…y vamos a acabar contigo aquí y ahora antes de que puedas seguir haciéndonos más daño…
-¿QUÉ?
-Sabandija inmunda!! Perro del Sheriff!!-escupió uno de ellos refiréndose a Guy….-ahora mismo acabaremos contigo y de paso también con ella, para que nadie pueda ir a decirle al Sheriff quienes fueron los que hicieron justicia en Locksley…para que nadie sepa quiénes acabaron con el peor enemigo de todos…
-¿QUÉ TE HIZE YO GUSANO?
-¡QUÉ NO NOS HAS HECHO! HAS SIDO TÚ QUIÉN TE LLEVAS A NUESTROS HIJOS A LOS CALABOZOS DE SHERIFF SI NO PODEMOS PAGAR LOS IMPUESTOS…TU TE RÍES DE NOSOTROS SI NO PODEMOS COMER…¡FUE POR TI POR LO QUE NUESTRAS ESPOSAS NO PUEDEN CONSEGUIR BUENA CARNE EN EL MERCADO YA QUE TÚ LE SUGERISTE AL SHERIFF QUE LA CARNE BUENA ERA DEMASIADO CARA PARA QUE LAS RATAS PUEDIERAN COMERLA...!! Y FUISTE TÚ INMUNDO ANIMAL…QUIEN ORDENÓ CASTIGAR A LOS NIÑOS QUE ROBARAN UAN HOGAZA MALDITA DE PAN…SIENDO QUE NO TENEMOS PARA COMER YA QUE NO NOS PAGAN LO SUFICIENTE Y TODO PORQUE TÚ SUGERISTE BAJAR LA PAGA Y AUMENTAR EL ULTIMO MES LOS IMPUESTOS!! ¿QUÉ HACES CON NUESTRO DINERO?? DARTE LA GRAN VIDA?? Y TODAVÍA IENES EL DESCARO DE VIVIR ENTRE NOSOTROS!!

Otro hombre tomó la palabra…
-¡CÓMO SI FUERAS UNO DE NOSOTROS! ¡VIVES ENTRE NOSOTROS! TE ALIMENTAS DE NUESTRO TRABAJO Y DE NUESTRO DINERO Y NO CONFORME CON ESO…NOS CASITGAS SI BUSCAMOS COMER…SI BUSCAMOS MEJOR PAGA Y MEJOR LUGAR PARA LABRAR LA TIERRA.

Otro hombre, que ya se acercaba a los dos, habló:
-PENSÁBAMOS QUE ACABANDO CON EL DOCTOR QUE TE ATENDÍA HABÍAMOS ACABADO CONTIGO, ¡QUE SORPRESA NOS IBAMOS A LLEVAR CUANDO UNA DE NOSOTRAS QUISO SALVARTE LA VIDA! TAL VEZ NO PENSÓ EN QUE NI TU VIDA NI LA DE ELLA IMPORTAN AHORA, ¡¡TODOS AQUÍ VAN A MORIR Y DE ESO NOS VAMOS A ENCARGAR TODOS NOSOTROS!!

Nuevamente, el hombre de en medio tomó la palabra:
-¡¡PREPÁRATE PARA MORIR INMUNDO PERRO!!

Guy desenfundó su espada y arremetipo contra el hombre que había hablado, pero seis contra uno…imposible que ganara…por demás tenía que defender la vida de la señorta Marian quien ya no se encontraba a sus espaldas por cierto…parecía como si se hubiera desvanecido por completo.
Guy trataba de dar en el blanco y cortar en dos a cualquiera de esos terribles hombres, pero sus movimientos eran demasiado lentos y torpes para enfrentarlos. No coneguía dar en el blanco nunca.
En cambio, recibía golpes y cuchilladas como una lluvia desde todas partes…yo no sabía qué hacer…me encontraba paralizada y clavada al suelo viendo todo lo que sucedía desde la ventana. Tenái que defenderlo de alguna manera…tenía que ayudarlo de alguna forma…entonces tomé el suchillo de cocina y bajé rápidamente las escaleras…no sabía lo que estaba haciendo, bajé frenéticamente hasta la planta baja y oí la voz desesperada de Guy diciendo:
-¡¡BUSCA A MARIAN Y VAYÁNSE LAS DOS DE AQUÍ!!
-SEÑOR!!-le grite desde donde me encontraba.
-¡¡¡NO TE ACERQUES, SÓLO BÚSCALA Y VETE!!!
-Pero Señor….¡¡¡no puedo dejarlo sólo aquí!!
-TE HE DICHO QUE LA BUSQUES Y SE VAYAN!! VAYAN CON EL SHERIFF Y PÍDANLE AYUDA!!
Trtataba de defenderse contra un espadazo…no podía hablar y pelear bien al mismo tiempo…contra seis hombres.
-¡¡¡VETE YA MALDITA SEA!!! ¿QUÉ ESPERAS?
Aún seguía parada ahí, a la salida de la Casa Grande, las piernas no me respondían….
Entonces, ví como uno de aquellos terribles hombres, uno alto y robusto se desprendió del equipo que trataba de rematar a Guy y se dirigió directamente hacía mí…
Primero caminaba, y luego corríahacía dondeme encontraba yo…
Traté de escapar y con desesperación traté de hacer que mi cuepi se moviera, pero cuando lo logré los nervios y el miedo hicieron que mis piernas pesaran mucho…parecía una pesadilla en donde era perseguida por un monstruo y no podía escapar, ya que mis íes pesaban kilos.
Busque rápidamente un lugar para esconderme y miré hacía todas partes…pero nada, nohabía lugar para escapar…
Miré a Guy,m seguía peleando para salvar su vida…quería llegar hasta donde el estaba..ayudarlo a escapar también…pero no podía…
Seguí corriendo con el terrible hombre a mis espaldas.
Grité y lloré con todas mis fuerzas diciendo en alto una sólo la palabra….ahora la recuerdo….
-GUYYYYYY!!! GUY!!!!!!!!!!!!!!!

-¡¡SAL DE AQUÍ!! ¡¡¡VETE!!!-me decía él desde lejos.

-GUY!!!, ese nombre….ese único nombre….la primera palabra que aprendí a escrbir me daba una seguridad que ninguna otra me daba… no podía abandonarlo no podía…
¡¡NO PODÍA!!
GUY DE GISBORNE!!!

Después, todo pasó como en cámara lenta…un destello, un grito, alguien gritando mi nombre…todo se hacía borroso…el cielo…unos ojos verdes…Marian…ella…era….ella me había sacado del calabozo…luego Guy….dos ojos azul acero…y luego…la nada…

------

NOTA DEL AUTOR: NO TE PIERDAS EL FINAL MUY PERO MUY PRONTO...SE VAN A SORPRENDER...!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.tusonidoradio.com
andypopcorn
Lucas North
Lucas North
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 280
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 27
Localización : Nothingham Castle (habitación de Gisborne XD)

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Lady Sabrina del Puig
Lugar de Nacimiento: Cataluña, España
Lugar de Residencia: España

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Mar Jun 29, 2010 5:15 pm

Q hubo chavas?

En conmemoracion al foro, el día de hoy les traigo el final de mi historia.
Esta increible, espero que les guste porque fue toda una experiencia escribirlo^^. Felicidades a todas por este gran foro.


Capitulo 24

Abrí los ojos, pero no ví nada.
Quizá esta vez sí había muerto de verdad.
Sólo recuerdo una terrible oscuridad y goteo venido de alguna y ninguna parte, y un frío intenso a mi alrededor. Recuerdo que no podía moverme, algo me ataba y me paralizaba, y también me percate de algo que antes no había notado: mi boca seguía moviéndose y pronunciaba algo.
“Guy…Guy” eso es lo que recuerdo, y luego nuevamente oscuridad y después, el gorgoteo dejó de oírse.
Un cerrojo al abrir, ¡alguien abrió el cerrojo y la puerta se abrió!
-¿Guy?-pregunté quedamente, con las últimas fuerzas que me restaban.
Alguién me arrastró a la salida y entonces por todo el camino fui tan sólo preguntando:
-¿Guy? ¿Dónde está él?

Fui reconocimiento con todo el pesar y terror del que un humano es capaz de tener, las antorchas y los calabozos del castillo de sheriff de Nothingham.
Esta vez, lloré amargamente, sabía que el final se encontraba cerca, y que, de alguna u otra forma alguien me había descubierto y entregado a las manos de la muerte.
-¿Guy? Seguí preguntando con amargura.
¿Habría sido Guy el que lo habría hecho?
Lágrimas se escurrieron por mis mejillas con tristeza, mientras mi cuerpo era arrastrado a no se sabe dónde. Miles de recuerdos comenzaron a bombardear mi mente.
Recuerdos que, en su tiempo fueron felices vivencias:
Su mano llevándome por el papel, sus ojos dulces diciendo “gracias”, su baile frente a las llamas, su risa…su voz…sus lágrimas…sus temores, y el amor…el amor…cuyo significado me había sido revelado con sus propios actos…no con palabras.
No quería separarme de él, nunca, nunca ¡NUNCA!

Llegamos al gran salón donde se encontraba el Sheriff de Nothingham, un hombre ya viejo, y a su lado estaba Guy…mi Guy de Gisborne pálido y con miedo en sus dos grandes y azules ojos, esta vez no tenía los brazos cruzados, esta vez se tocaba los dedos nerviosamente y me miraba con desesperación.
-¡¡Ah!! ya trajeron a nuestra pequeña amiguita, ¿cómo has estado? Hace mucho que no nos veíamos ¿qué tal la vida con Gizzy?-preguntó el sheriff con tono meloso.
Luego se acercó y levantó mi barbilla, examinando mis ojos llorosos.
-Ah pero miren, ¡está llorando! ¿por quién lloras niña? ¿lloras por tus padres? ¿por tus hermanos? ¡ja!-río luego.- sabandijas inútiles que fueron a parar a la horca por “exceso de pago” de impuestos.

Una cubetada de agua fría, o peor. Sentí como si algo dentro de mí se rompiera.
Lenvanté la mirada y fijé mis ojos en los de aquel hombre. Mi propósito de verlos alguna vez se había esfumado para siempre y entonces sollocé.
Volteé hacía otro lado y ví que Guy me miraba con sorprendido pero extrañados, como si alguien lo hubiera traicionado, como si alguien le hubeira mentido.
-¡¡Bueno bueno bueno!! Quizá la pequeña ratita también te dijo otras mentiras Gisborne. Pregúntale lo que quieras y yo te puedo decir qué fue lo que realmente pasó.-le sugirió el Sheriff a Guy.
Él no se inmutó, apartó la vista y dejó de mirarme, me apartaba por completo de su campo de visión, y de otro lugar…
El sheriff chasqueó la lengua.
-¿Sabes? Te voy a dar un dato curioso: esta niña fue detenida hace ya varios meses y fue condenada a la horca pero ¿sabes qué paso? ¡escapó! ¿puedes creerlo? Nadie nunca lo había logrado antes, quizá por esa inteligencia y audacia ejemplares debamos reservarles un lugar especial aquí en el castillo, ¿no crees Gisborne?
Lo miré, pero él no me dirigía ni la mirada, algo en él también se había roto.
-¡Te lo dije! Las mujeres son como la lepra, o peor, ¡he aquí el más fabuloso ejemplar!.-dijo el Sheriff soltando mi rostro y dando una carcajada.
-Bueno amigos, me temo que la función ya se terminó, y cómo siempre.-dijo el sheriff con tono melódico.-¡habrá una deliciosa ejecución el día de hoy! ¡qué felíz soy! ¡diversión familiar para todos! ¿no es precioso Gisborne? La justica alza su mano.-y mientras decía esto alzó la suya.-para aplastar a las serpientes que envenenan nuestra vida.- y al terminar de hablar dio un manotazo a la mesa, para después reír y agregar.-¡¡¡ME ENCANTA ESTE TRABAJO!!!

Guy abrió mucho los ojos, los tenía desorbitados, estaba mudo. No sabía qué decir, ni qué pensar, al igual que yo.
-Bueno muchacho ¡pero no te me quedes viendo! Toma esto y acábala de una vez.-dijo el sheriff con tono melodioso dándole una daga a Guy.
-Pero Señor ¿no esperaremos a mañana…?-preguntó el hombre con duda.

Sus palabras me dolieron.
Después de todo él si quería acabar conmigo, pero el “mañana” me dio la impresión de que en él había esperanza aún, de que quizá el vendría a mi rescate algún día...
-¡Para qué hacer mañana lo que puedes hacer hoy! Además Gisborne, es tu criada, ¡es tú responsabilidad desaparecerla de mi vista! Ahora te ordeno que lo hagas aquí y ahora.

Guy no daba crédito a la orden que le daba su superior, tenía los ojos abiertos y estaba pálido, pero muy al fondo de sus ojos azul acero pude ver desesperación, temor, miedo y dolor.
Yo sabía que él no quería hacerlo, él, de alguna manera, se quería rehusar…quería recordar mis palabras…sus palabras…¡nuestras palabras!
No dijo nada. Tan sólo vi que su barbilla temblaba incontrolablemente.
-¿Gisborne? estoy esperando.-dijo el Sheriff.
-Señor lo siento es que yo no…
-¿No? ¿cómo de que no? acabas con ella aquí ahora mismo o yo mismo me encargaré de que sufras más castigos de los que mereces por todo lo que me has causado.-dijo el Sheriff desde su mesa.
El de Gisborne temblaba, pálido y estremecido.
En mi mente repetía:
“Por favor no, no lo hagas, yo sé que no quieres hacer esto ¡me hiciste una promesa!”
-Gisborne ¡ya basta de sentimentalismos! En verdad te estás ablandando mucho ¡¡te ordeno que le des muerte aquí y ahora mismo!!
Guy no dijo nada, sólo se limitaba a mirar la daga.
-GISBORNE ¡¡MALDITA SEA!! ¡¡HAZLO YA!! Si no lo haces.-dijo amenazante el Sheriff.- sabes que tengo el poder para hacer callar hasta el más inteligente de los hombres.
Guy se paró en seco, algo no encajaba ahí.
-¿Qué quiere decir?
-Oh, Gisborne, Gisborne, Gisborne.-dijo el Sheriff casi como cantando y poniéndose delante de la mesa.- yo tengo el poder para hacer lo que quiera, desde enviarte a ti hasta el otro lado del mundo, hasta ordenar ejecutar a todo Nothingham si asi me place, inclusive puedo hacer callar a un hombre si no quiero que hable. ¿Crees en las Apariciones Gisborne?
Él se quedó callado y asintió.
-Entonces, ¡quizá creas también en las desapariciones! y ese es mi poder amigo mío, así que si no no lo haces rápido me voy a ver en la necesidad de tomar medidas que no van a divertir a nadie.
Guy se quedó impaviso y silencioso un momento muy largo con la daga en la mano y luego, frunció el seño y comenzó de nuevo a hablar para sí:
-Fuiste tu.
-¿Qué? No te oigo .-confesó el Sheriff haciendo un pantalla con su mano para oír mejor.
-Tú fuiste el que ordenó a los doctores que callaran, que no dijeran de dónde venían ni qué querían cuando buscaban salvar la vida del hermano de Marian.
El Sheriff puso una mano en su barbilla algunos segundos como recordando.
-Ah, ¡antiguas victorias! sí, yo fui, lo recuerdo bien, ¡pobres idiotas!
Guy volteó a verlo mortalmente enojado.
-¿Por qué?
El Sheriff suspiró profundamente y musitó casi de mal humor:
-Ah, bueno Gisborne, a nadie convenía que se supiera que en Nothingham había llegado el primer caso de peste, tú no sabes las medidas que tenía el Rey para aquellos pueblos que se declararán en cuarentena…
-Que incluso la corte iba a tener que estarlo sin derecho de salir jamás-dijo Guy como en trance, recordando antiguos tiempos.
-Y yo no quería arriesgarme…
-¡¡Pero pudimos habernos enfermado todos!!-exclamó mi señor.
-Bueno ya lo pasado pasado. Un sacrificio como ese es insignificante.
Gisborne se le quedó viendo con sospecha y a la vez terror y después de un largo silencio musitó:
-No, esa no es la verdadera razón ¡¡tú querías que Marian me odiara para siempre!! Tu sabías que no iba a permitir a nadie entrar al castillo sin decir de donde venían, ¡¡tú sabías que Marian nucnca iba a perdonarme!!
-Como ya te lo había dicho, son leprosas Gisborne, ¿cuántas veces tengo que repetirte que te alejes de las mujeres? .-suspiro.-bueno es lo malo de nunca haberse casado, que todavía no sabes que eso del amor es pura cursilería y falacias de mujeres de pueblo.

Me había insultado. Todo lo que alguna vez pude saber o entender acerca del amor, mis preguntas y mis sentimientos, mis temores y mis inseguridades, todo lo había destrozado con esa única frase que había pronunciado en ese momento.
El sheriff parecía no ser un hombre, sino un ente insensible y sin sentimientos, ahora entendía la desesperación de la señorita Marian por hacer que Guy volviera con su familia. Ella sabía la clase de trabajo al que Guy aspiraba, pero ahora, tan metido ahí, Guy estaba perdido para siempre.
Me estremecí ante este pensamiento, pero hubo algo en mi interior que me hizo recobrar la esperanza. Lo único que hacía humano a Guy era aquello que había dicho y hecho por todas estas semanas, el sentimiento que el sheriff desconocía y que había estado dedicando a ella por todo este tiempo, y quizá era lo único que lo salvaría.
Y sin embargo había algo en mí que no dejaba de existir, algo de lo que no fui consciente sino hsta ese ultimo momento, que yo también AMABA a ese hombre, yo también AMABA a Guy de Gisborne y también sentía exactamente lo mismo por él que él por la señorita Marian.

Durante un buen tiempo fue casi como un padre para mí, me enseñó que las palabras existían, no tan sólo en el papel pero también dentro de uno, que el amor puede tener varias formas, un gorrión, una lágrima, ¡¡muchas cosas!! Nosotros eramos como dos significados en una misma hoja,
éramos como dos palabras esritas en un mismo papiro, y tal y como los sonidos hablaban, nosotros también hablábamos juntos.

En ese momento, no quería morir., en ese momento quería seguir viviendo porque mi vida cobraba una causa y es que aquello que tenía mis pies en el suelo era la existencia de Guy ahí en ese instante.


-¿Eso quiere decir que acepta?
-Haz lo que quieras.


-No estoy para estar contándote estas cosas criada, ¿no íbamos a empezar con esta estúpida carta?.-dijo despertándose como del recuerdo.


Pero lo que más me llamó la atención de ella fue, esa piedad que tuvo por mi, nunca nadie había sentido eso por mi, y entonces, le dije que no importaba, que todo estaría bien, pero a ella le temblaba la barbilla y le brotaron lagrimas de sus ojos…

Este amor es único… me ha hecho un mejor hombre.


Gracias.- sus ojos brillaban y su cara se iluminaba con una sonrisa.

-¡¡TRAEME UNA TOALLA RAPIDO!!
Fui por una cubriéndome la vista por delante hasta llegar a él, la puse encima de sus hombros y confesó:
-Tenías razón…¡la tarde estuvo maravillosa!…me siento mucho mejor.


A…M…O…R, repetía cada letra con dulzura, mi mano trazaba cada letra suavemente sobre el papel.
-¡Amor!-dije yo.
-Listo, ahora vete…

-¡¡No puede atraparme milord!!
-¿¿ah no?? ¡¡Voy por ti malcriada!!


-¿Los ve milord? ¡ahí están!
-No me digas que ahora vas a pedirme que los atrape y se los dé a Marian.-dijo él con tono grave y preocupado.
-No Señor, pero sería buena idea si se los mostrara también.
-Para eso habría que atraparlos.
-No milord. Ellos vendrán ese día, ahí estarán.
-¿Cómo lo sabes?-me preguntó intrigado. No sabía cómo explicarlo.
-Sólo lo sé.


Te has ganado tu libertad Clarisse, por todo lo que has hecho te perdono la vida y te concedo la libertad. Ahora puedes ir a donde te plazca.


Una, dos, tres lagrimas brotaron de mis ojos antes todos aquellos recuerdos, seguía tirada en el piso viéndolo a él, inmóvil e indeciso sin saber qué hacer.
-¡GISBORNE! SI NO LO HACES JURO QUE HARÉ SUFRIR A LA OTRA.
El abrió los ojos como platos nuevamente y la barbilla volvió a temblarle.
Y finalmente, tomó una decisión...

Capitulo 25

No vi a Guy aproximarse a mí, si no a un cúmulo de recuerdos preciosos haciéndose pedazos ante mi mirada y entonces oí su voz:
-Pérdoname, Clarisse…lo siento tanto…¡¡lo siento tanto!!
Traté de hacerme hacia atrás y después, estremecida exclamé:
-¡¡NO GUY!! ¡¡POR FAVOR NO!! MILORD TENGA PIEDAD DE MI!!USTED ME PROMETIÓ...
Pero Guy seguía caminando hacia el frente con pesadez pero sin vacilación.
-No tengo de otra, ¡¡lo siento tanto!!.-seguía repitiendo.
-SEÑOR NO, TENGA PIEDAD, YO LO AYUDÉ ¡¡POR FAVOR, NO LO HAGA.!!
Y entonces, entre un llanto de alma y cuerpo me arrojé a él y traté de tomarlo de los hombros:
Le hablé de persona a persona, de ojo a ojo, de mirada a mirada, DE CORAZÓN A CORAZÓN
-YO SÉ QUE NO QUIERES HACER ESTO, YO CREO EN QUE NO QUIERES, POR FAVOR, ¡NO LO HAGAS! RECUERDA TODO LO QUE DIJIMOS E HICIMOS JUNTOS, POR FAVOR NO.
Vi entonces la mirada triste y derrotada de Guy de Gisborne, que me miraba con resolución…
-Perdóname porfavor por lo que voy a hacerte…
-DETENTE ¡¡TE LO RUEGO!!.-supliqué llorando
Seguí rogando todo lo que pude, pero él no retrocedió, ni ante mis palabras ni ante mi llanto.
-No tengo opción…por favor…perdóname….
-¡¡GUY!! ¡¡NO ROMPAS TU PROMESA!! ESCUCHA A TU CORAZON ¡POR DIOS NO LO HAGAS!
Me ví reflejada en esos ojos tristes que no querían hacer lo que su mano estaba a punto de hacer.
Y sin más, como aquel que agoniza, como aquel que sabe que va a morir y no tiene ya más salvación, me atreví a hacer mi ultimo acto: me arrojé a sus brazos esperando mi muerte, como espera la noche morir cuando sale el sol, y entonces, tomé su rostro entre mis manos cerré los ojos y pegué mi boca contra la suya, entonces, el frío acero atravesó mi corazón.

-No…cumpliste….tu promesa….
-Disculpa…discúlpame por favor…

-Ya…lo….entendí….todo…el….amor…el significado de esa palabra…
-Shhhh.

Y entonces…la nada…una nada cálida, una obscuridad familiar…pero cálida finalmente…
Ya lo había entendido:
Todo cuanto había vivido, todo cuánto había hecho, incluso lo que me había dicho esa anciana en el pueblo no tuvo más que una sóla causa y consecuencia, encontrarme con él.
De alguna manera debíamos conocernos.
Aunque él amara a otra, aunque mi destino fuera que ellos dos se amaran aún con mayor intensidad, aún con que en su corazón no era yo la que se encontraba. Aún así, todo apuntaba hacía una misma cosa.



Milord…¿qué es el amor?
Él rió…

El amor somos nosotros dos…
El amor es una palabra, es una enseñanza, es una lágrima, el amor es circunstancia y fin en sí mismo, pero por sobre todas las cosas, el amor no es una definición.
¡Todo menos eso! Pero aunque la muerte sobrevenga, eso que llamas amor todavía existe, así como existe el cielo, el agua, las flores y los gorriones, así como existes tú y yo.
Somos nosotros, eres tú, es el todo.

FIN
......................

Nota del autor: Y esta es la historia que explica porqué Guy tiene gastritis. XDDDDDDD es broma.
Esta es la historia que explica varias cosas que pasaron en Rpobin Hood la serie, y porqué Guy medio se amargó y ahora intenta reproducir lo que Clarise le enseñó: con regalos y demás con quistar a Marian.
Marian ´por suepuesto se entera de lo que paso y odia un poco más a Guy y es por eso que en la serie ellos estan distanciados.
Lo de la cascara de la manzana se lo enseñó Clarise, y miles de cosas más.

Pero lo que la anciana le dijo a Clarise cobra sentido hasta la tercera temporada, pues si Clarise no hubiera cuidado de Guy, él nucna hubiera vivido para luchar a lado de Robin por la justicia.

Esta es la historia que narra porque las cosas son como son^^ espero que les haya gustado
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.tusonidoradio.com
Jane Wilcox
Mejor Posteador
Mejor Posteador
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 2529
Fecha de inscripción : 03/07/2009
Localización : Cuando me encuentre te lo digo

Hoja del Personaje
Nombre Completo: Jane Wilcox
Lugar de Nacimiento: Locsley
Lugar de Residencia: Locsley

MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   Vie Jul 02, 2010 2:41 am

He leído el segundo capótilo. Me costará ponerme al día, pero lo haré Smile... Fantástica historia. Me encanta. ¡Bravo!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Gisborne desde mi corazón   

Volver arriba Ir abajo
 
Gisborne desde mi corazón
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» desde que te vi me enamore de ti
» DESDE UNA ESTRELLA ME MIRAS
» Acceso a nuestra toda nuestra musca almacenada PC/MAC desde el Sofa !!! IPAD !!!
» Los invalidos desde la Torre Eiffel
» Desde que te conoci.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Richard Armitage :: off topic :: Creaciones :: relatos-
Cambiar a: